Un 36% de los chilenos ha intentado disminuir el consumo de alimentos de origen animal