Aprendiendo a Sanar

En estas últimas semanas han aparecido cada vez mas pacientes decididos a tomar una terapia, debido a una fuerte inestabilidad emocional reflejada en sentimientos de angustia y ganas de llorar. Muchas veces este sentimiento aflora de la nada y sin mayor explicación,  lo que algunos asocian al largo confinamiento producto de la pandemia... En estos casos es bueno detenernos y reflexionar un poco.

 

Vivimos en una sociedad en la cual no dejamos fluir nuestros sentimientos “para encajar”. En ocasiones nos aborda una sensación de tristeza y al rodearnos de ciertas personas desviamos la atención de dicho sentimiento y aunque esto realmente no nos ayuda a solucionar nada, de igual forma nos hace sentir menos vulnerables, frase que he oído en varios pacientes.

 

Ahora que muchos nos encontramos solos en nuestros hogares sin poder hacer las cosas de antes, nos vemos enfrentados con todos esos sentimientos que intentábamos ocultar y todo aquello comienza a fluir nuevamente debido a que no existen mayores distractores, así que este es un buen momento para comenzar a hacernos cargo y sanar. Para esto debemos primero recordar que ser fuertes no significar que nada nos afecta, muy por el contrario, ser fuertes significa ser capaces de vivir y experimentar nuestros sentimientos sin darle importancia a lo que otros puedan opinar, sin  miedo al dolor que nos pueda causar y teniendo en cuenta que esta es una instancia de crecimiento y aprendizaje.

 

Cuando no sanamos realmente una situación vivida en nuestro pasado, tendemos a repetir estos patrones de conducta, buscando una y otra vez – de manera inconsciente- una situación similar, lo que tiene mucho sentido si lo llevamos a nuestras relaciones de pareja o de amistades, en donde repetidamente nos preguntamos porque siempre elegimos a la persona equivocada, estos patrones también los podemos ver en diversos aspectos de nuestras vidas como al escoger un trabajo o la manera de relacionarnos en ellos. El observar y procesar nuestras emociones, nos permite ver desde una mejor perspectiva algo que en su momento nos dañó y que quizás ya no vale la pena el sufrimiento. Y una de las razones más importantes para realiar este proceso, es que nos ayuda a crecer como persona ya que cada experiencia nos deja una enseñanza, incluso las que percibimos como negativas.

 

Para este trabajo podemos recurrir a ayuda especializada de Psicólogos o terapeutas, pero que mejor que aprovechar el tiempo que tenemos disponible para explorarnos a nosotros mismos, aprender a conocernos, aceptarnos y amarnos tal cual somos. Existen diversos métodos que nos pueden ayudar en este proceso, algunos lo pueden realizar mediante un trabajo de meditación simple, quizás escribiendo lo que sentimos y nuestros pensamientos, para luego leerlo y así repasarlo desde otra perspectiva... el Yoga es un buen complemento en este proceso.

 

También existen diversas técnicas de liberación emocional a las cuales recurrir tales como Reiki, Biomagnetismo, varios tipos de masajes – entre ellos el Tantra – Tarot terapéutico, etc. Pero recuerda que en definitiva, más allá de lo que nosotros como terapeutas podamos ofrecerte, la base para poder curar las heridas y emociones parte por el “Querer sanar”, eres tú quien finalmente debe tener las ganas de avanzar ya que es tu proceso interno y nosotros somos solamente facilitadores o acompañantes.

 

La invitación ya está hecha, ahora depende de ti, Námaste.

 

Fernando Mardones Maturana / Terapeuta

WWW.BIYA.CL

IG: @Biya_chile

 

 

Please reload

  • Facebook - Black Circle
  • Twitter - Black Circle
  • YouTube - Black Circle
  • Instagram - Black Circle

© GMZ - Todos los derechos reservados.
Las imágenes y contenidos publicados en este sitio no pueden ser reproducidas por ningún medio sin autorización.