¿POR QUÉ NOS CUESTA HABLAR SOBRE LO QUE SENTIMOS?