NIKI LAUDA, A UN AÑO DE SU MUERTE