NIKI LAUDA, A UN AÑO DE SU MUERTE

May 21, 2020

 

 

Hay ocasiones donde las palabras no son suficientes para describir a alguien, especialmente cuando fue alguien con una carrera tan grande como lo fue la de Niki Lauda. El día de hoy, 20 de Mayo, se cumple un año desde su fallecimiento y es por ello que este artículo va dedicado, en su totalidad, para él.

 

Nacido en el seno de una familia acomodada el 22 de Febrero de 1949 en la capital de Austria, Viena, y educado por su familia para convertirse en hombre de negocios, Lauda decidió voltearse contra su familia durante 1968 para convertirse en un piloto de Fórmula 1. Como la inmensa mayoría de pilotos, Niki empezó corriendo en Fórmula Vee, subiendo categorías y ganando podios tanto en Fórmula 3 como en Fórmula 2 donde, para llegar, tuvo que acudir a un préstamo bancario y en 1971 empezó a correr con el equipo March.

 

Aunque empezó en la Fórmula 1 con el equipo March no obtuvo su primera victoria en esta categoría hasta 1974 ganando el Grand Prix de España. Desde ese momento tanto él como Ferrari marcaron la pauta del mundial de ese año, ganando seis pole positions consecutivas.

 

No fue sino hasta 1975, una temporada que comenzó con mal pie quedando por debajo de los 5 primeros puestos en las primeras 4 carreras de la temporada, Lauda y Ferrari lograron ganar 4 de los 5 próximos Grand Prix, siendo su victoria en el Grand Prix de Estados Unidos cual loe consagró su primera victoria mundial.

 

 

 

La temporada prevista para 1976 había comenzado de forma muy alentadora, ganando 4 de las primeras 6 carreras, obteniendo solo el segundo lugar en las otras 2. La carrera disputada en Brands Hatch, le valió a lauda para recolectar 61 puntos, el doble de los que llevaba su perseguidor inmediato; Jody Scheckter. El panorama era alentador, tanto para Niki como para su equipo, el resto de las carreras parecían mera formalidad.

 

Sin embargo, la próxima fecha en el calendario era la Grand pista de Nürburgring, infamemente llamada “Infierno Verde” (título originalmente dado por el piloto inglés Jackie Stewart en 1960). El Grand Prix de Alemania se corría en el trazado Nordschleife, cual tiene una longitud de 20.854 Km y 73 curvas, junto una diferencia de elevación de 300 metros.

 

Niki era conocido por ser un piloto sumamente meticuloso y exigente. Estaba al tanto de la precarias condiciones de seguridad del circuito llegando al punto de, una semana antes de la carrera, boicotearla, reuniendo al resto de corredores para concientisarlos el problema que esto representaba, aunque al final no tuvo mucho éxito, siendo tildado de “Gallina”.

 

De esa manera, la carrera tuvo lugar.

 

Durante la mañana había llovido en el circuito, cuestión que no representó problema alguno cuando los 300.000 espectadores hicieron acto de presencia dado que, para ese momento, había salido el sol. Sin embargo, la lluvia tomó lugar una vez más antes de comenzar la carrera, retrasándola.

 

Una vez que el chaparrón de lluvia cedió, los pilotos se dirigieron hasta la línea de partida, la mayoría llevaba neumáticos de lluvia dadas las condiciones y así se dio inicio a la carrera. Tras la primera vuelta al circuito varios pilotos consideraron que la pista estaba suficientemente seca y 14 pilotos, entre ellos Niki Lauda.

 

En la segunda vuelta, en la curva Bergwerk, nadie sabe con certeza qué fue lo que pasó.

 

Hay quienes dicen que la suspensión trasera del Ferrari 312T2 tuvo un fallo en la suspensión trasera, que el piloto pasó por una zona húmeda de la pista, hay quien dice que simplemente fue un error de piloto y que Lauda iba muy rápido antes de tomar la curva. Lo cierto es que, sea lo que fuese, Niki Lauda tuvo un accidente, uno que él nunca supo cómo explicar.

 

Brett Lunger, uno de los pilotos que se detuvo a salvarle la vida a Lauda, explica lo siguiente:

 

“Había una curva a derechas muy rápida seguida por una curva ciega a izquierdas, que se tomaba a fondo aun con el suelo mojado. Mientras giraba a más o menos 240 km/h vi polvo en el aire, pero no supe de qué se trataba. Era Niki saliéndose de la pista. No creo que se le rompiera nada, venía realmente muy fuerte.”

Niki Lauda había perdido el control de su Ferrari 312T2. Perdió tracción en sus ruedas traseras golpeando contra un montículo que delimitaba la pista, rompiendo los depósitos de combustible del monocasco e incendiándolo casi inmediatamente, dando vueltas mientras reingresaba a la pista, siendo golpeado por el Surtees-Ford de Brett Lunger.

 

Guy Edwards, Arturo Merzario, Brett Lunger y Harald Ertl fueron los pilotos que se detuvieron para ayudar a Lauda, quien yacía inmóvil en su vehículo. Merzario había sido piloto de Ferrari, logrando así soltar los anclajes del monocasco, anclajes que eran diferentes a los usados en los coches ingleses. Harald Ertl vació un extintor sobre lauda mientras que Brett Lunger extrajo a Lauda de esta trampa mortal.

 

Para cuando lograron sacarlo del vehículo ya habían transcurrido 45 agonizantes segundos para Lauda. Su casco había salido disparado tras el primer impacto, el sotocasco, originalmente blanco, estaba chamuscado por las llamas y sus pulmones estaban siendo inundados por los gases que emanaban del fuego.

 

Fue trasladado en Helicóptero hasta el hospital de Ludwigshafen, a 145 kilómetros de Nürburgring, donde se le diagnosticaron quemaduras de tercer y segundo grado en su rostro y manos, aplastamiento de un pómulo y fractura en 3 costillas. Luego fue trasladado al hospital universitario de Manheim, el centro más cercano donde eran capaces de atender el inmenso daño en sus pulmones, lugar donde, además, fue dado por muerto.

 

El director deportivo de Ferrari, Daniele Audetto, llamó a Enzo Ferrari para comunicarle que Lauda iba a fallecer de forma inminente según los médicos, por ello, Il Commendatore ordenó a Audetto contratar al piloto brasileño Emerson Fittipaldi para sustituir a Lauda.

 

 

 

Sin embargo, la fuerza mental de Lauda lo mantuvo consciente, aun inclusive después de haber recibido la extremaunción (Sacramento de la iglesia católica que consiste en ungir con aceite bendito (santos óleos) a una persona cristiana que está próxima a la muerte) se negó a morir, volviendo a su puesto de piloto solo 6 semanas después de lo ocurrido, fecha que corresponde al Grand Prix de Italia, cual tomaba lugar en el circuito de Monza, logrando obtener el 4to puesto.

 

Para la última carrera de la temporada, en Grand Prix de Japón, circuito de Suzuka, James Hunt había aprovechado muy bien la ausencia de Lauda, quedando a tan solo 3 puntos de él. Ese día las condiciones climáticas eran aberrantes, con fuertes lluvias y vientos. Lauda tras recorrer tan solo 2 vueltas decidió retirarse de la carrera, era sumamente consciente del riesgo que corría. Este retiro generó que su relación con Ferrari se volviese muchísimo más tensa.

 

James Hunt, su rival, lideró durante la mayoría de la carrera en condiciones inclementes, luego de que su neumático pinchase perdió varias posiciones cuales logró remontar, alcanzando la tercera posición en el podio, coronándose, por tan solo un punto, como campeón de la temporada de 1976.

 

Con su relación con Ferrari dañada tras su última carrera, anunció que la temporada de 1977 sería la última que correría en la escudería, temporada donde posicionó por segunda vez como campeón del mundo sin mayor esfuerzo en particular.

 

En 1978 se incorporó al equipo Brabham, donde pasó dos largas temporadas sin éxitos. En el 78 logró ganar apenas dos podios y dos carreras debido a los problemas que presentaban los motores Alfa Romeo que utilizaba la escudería y en el Grand Prix de Canadá del 79, le comunicó al dueño, Bernie Ecclestone, su deseo de retirarse inmediatamente.

 

Durante 1982, Lauda volvió a sentir algo en su ser, él sabía que su carrera como piloto no había acabado. Decidió hacer pruebas con McLaren, quienes aceptaron sin dilación al ver su desempeño en la pista y tras lograr convencer a un escéptico Marlboro, logró volver a correr, ganando el Grand Prix de Long Beach, la tercera carrera después de su regreso.

 

Lauda se retiró finalmente en 1985 tras una terrible temporada, coronándose una sola vez en el Grand Prix de Paises Bajos.

 

El retirarse como corredor no lo alejó permanentemente de las carreras. En 1993 un angustiado Ferrari lo llamó para fungir como asesor técnico, donde prácticamente ordenó que contratasen a Michael Shumacher, quien llegó en 1996 junto al equipo de ingenieros de Benetton. Aunque tocó esperar un par de años, el éxito fue recompensado dado que entre el 2000 y el 2004 arrasaron, ganando el “Kaiser”, 5 títulos consecutivos de Pilotos y la “Scuderia”, 6 de constructores, algo que nunca había sucedido hasta la fecha.

 

Desde el 2012 hasta su fallecimiento, Niki fue asesor técnico y accionista (10%) de la escudería Mercedes. En ese tiempo, mercedes consiguió 4 títulos del mundo, correspondiéndole 3 Lewis Hamilton y 1 de Nico Rosberg, y 4 de constructores.

 

Lewis Hamilton asegura que es muy difícil hablar sobre el fallecimiento de Niki, recordando con cariño las primeras reuniones que mantuvieron durante el 2012, estrechando la relación entre ambos. Lewis pensaba al principio que alguien tan grande como Niki Lauda no lo valoraba como piloto, nada más alejado de la verdad.

 

Hoy en día, Niki Lauda es uno de los referentes más importantes en la historia de la Formula 1, su aparatoso accidente, su meticulosidad y su ímpetu lo llevaron a lograr varios logros durante su carrera. Lo recordamos con cariño y esperamos que, esté donde esté, siga corriendo y haciendo lo que más le gusta hacer.

 

 

 

Please reload

  • Facebook - Black Circle
  • Twitter - Black Circle
  • YouTube - Black Circle
  • Instagram - Black Circle

© GMZ - Todos los derechos reservados.
Las imágenes y contenidos publicados en este sitio no pueden ser reproducidas por ningún medio sin autorización.