© GMZ - Todos los derechos reservados.
Las imágenes y contenidos publicados en este sitio no pueden ser reproducidas por ningún medio sin autorización.

 

¿Tu perro se hace pipí cuando te ve?

December 26, 2019

Si ingresaste a leer este artículo, seguramente es porque te ha pasado más de una vez que tu perro se hace pipí cuando te ve llegar a casa, sobre todo si se trata de un cachorro o perro muy joven. No te alarmes, acá te explicamos por qué ocurre y cómo tratarlo.

 

 

Esta condición es más común de lo que se piensa, especialmente porque en esa etapa el perrito controla menos su vejiga y puede ocurrir que la excitación le haga perder el control de sus esfínteres, el problema es cuando esto se convierte en un hábito que arrastran hasta la adultez, ocasionando problemas en casa.

 

Esta conducta suele presentarse debido a que el can se emociona por la llegada de su dueño a casa o la presencia de una persona específica, sin embargo, podemos trabajar para corregir este comportamiento y mejorar la situación. Acá unos consejos:

 

1-. Para comenzar es importante diferenciar el hecho de que tu perro se haga pipí cuando te ve, de la falta de entrenamiento para que el animal haga sus necesidades en el lugar adecuado. Si cuando llegas a casa notas que el perro ha orinado en un espacio inadecuado o no ha esperado a su paseo, no lo confundas con esta reacción que, normalmente, suele ocurrir delante de nosotros y a la par de todo un alboroto de celebración porque hemos llegado o porque lo ha hecho alguien con quien tienen un lazo especial.

 

2-. La razón por la que tu perro se hace pipí cuando te ve está vinculada directamente al nivel de emoción o excitación que le produce tu presencia. Después de todo el día en casa sin ti, tus mimos y la alegría del encuentro hacen que el cachorro pierda momentáneamente el control de los músculos que cierran su vejiga, lo que produce una pérdida que puede ser de algunas gotas o de una micción más abundante.

 

Se trata básicamente de una respuesta fisiológica a la excitación que siente. Generalmente este problema desaparece cuando el perro va creciendo y teniendo un mayor control de su vejiga.

 

3-. Lógicamente se trata de una situación incómoda y seguramente para nadie es agradable tener que limpiar las pérdidas de nuestro perro cada vez que llegamos a casa, sin embargo, es importante no reprender al perro por ello pues se trata de una respuesta fisiológica que el animal no puede controlar.

 

Regañar al cachorro por esta acción puede incrementar el problema haciendo que tu mascota se ponga más ansiosa, lo que pudiera producir que este comportamiento se extienda a largo plazo. Sin embargo, hay opciones para corregir esta conducta sin la necesidad de reprender al animal.

 

4-. Para evitar que tu perro se haga pipí cuando te ve lo primero y más importante es minimizar la excitación del animal que este asocia a tu llegada. Es normal que luego de estar algunas horas fuera de casa, al llegar llenes a tu perro de mimos, atenciones, caricias y cariño, pero es justamente eso lo que hace que él mismo se sienta muy excitado con tu llegada y que acabe por orinarse.

 

El animal sabe que tu presencia implica una gran compensación y se emociona, por eso para evitar esta conducta es importante que, cuando llegues a casa, hagas un máximo esfuerzo por saludar a tu mascota por su nombre, sin caricias ni abrazos ni ninguna muestra de afecto, hasta que el perro se calme. Entonces solo tras unos minutos puedes acercarte a saludarle y darle la atención que necesita, solo cuando tu can esté tranquilo.

 

Esto ayudará a que el perro comience a asociar tu llegada con un momento placentero que obtendrá solo cuando esté calmado. Además, se trata de una conducta que ayudará a combatir problemas como la ansiedad por separación que sufren algunos canes. Aunque al principio puede ser muy difícil de conseguir, con el paso de los días te acostumbrarás a solo mimar a tu perro una vez que él mismo se ha calmado, verás tras algunas semanas las pérdidas de orina se reducen notablemente hasta desaparecer.

 

5-. Es muy importante que al llegar a casa moderes tu tono de voz al saludarlo. Hablar en voz baja ayudará a controlar la ansiedad del perro y a que se calme, algo que no ocurre si al entrar a casa llamas al animal por su nombre en voz alta, haces una fiesta al verle y no escatimas en caricias y mimos.

 

Es importante también que todas estas recomendaciones sean seguidas no solo por todos los que viven en casa, sino que por quienes visitan el hogar, de este modo todos contribuirán al entrenamiento de la mascota.

 

6-. Esta misma técnica se recomienda también al momento de la despedida. Nada de despedidas exageradas, de exceso de mimo o de cariño, pues en esos casos tu partida dejará al animal extremamente ansioso y a la expectativa cuando vuelvas, algo que puede ocasionar un futuro comportamiento destructivo difícil de manejar.

 

7-. Que tu perro se haga pipí cuanto te ve es una conducta muy común durante la etapa de cachorro del animal, sin embargo, siguiendo estas sugerencias esta conducta debería desaparecer antes de que la mascota tenga siete meses. Si este comportamiento continúa después de esta etapa entonces será necesario llevar a tu animal a un veterinario para descartar cualquier problema de salud, como una infección de orina o cualquier condición en su vejiga.

 

La opinión de un especialista es básica para evitar que esta conducta se siga presentando.

 

 

Please reload

Please reload