Qué visitar en Uttar Pradesh: Norte de India

¿Qué visitar en Uttar Pradesh?

¿Con qué me encontraré?

¿Cómo me muevo al otro extremo de India?

 

 

Si ya has leído mi post anterior sobre Rajastán sabrás que nos queda un asunto pendiente, y uno no menor. Si aún no sabes de lo que te hablo, te invito a que lo leas en Qué visitar en Rajastán, que agarres una mochila y te montes en el tren del Norte de India.

 

 

Entonces, ¿Qué visitar en Uttar Pradesh? ¿Con que me encontraré? ¿Cómo me muevo al otro extremo de India? Pues bueno la tarea no es simple.

 

 

Ya hemos destinado un par de días en recorrer las tierras anaranjadas del oeste y posiblemente nos hemos enamorado de sus monumentos, fuertes y templos. Pero si seguimos en la ruta, es tiempo que sigamos al estado de Uttar Pradesh.

UTTAR PRADESH

“El estado más poblado de India”

 

Teniendo como capital a la mismísima Delhi, aquí encontrarás de todo. Desde los sitios más tranquilos y relajados para tener una estancia muy chill out o los lugares más espirituales y típicos de la cultura hindú. El río más sagrado, las historias de amor más icónicas de la historia de la humanidad, y como si fuera poco siempre podremos entrar en la locura de sus calles en una gran capital.

 

 

 

¿Por dónde comenzamos?

 

 

Si ya estamos viajando juntos, nos hemos quedado en la ciudad de Jaipur, pero si posiblemente vienes aterrizando y te interesa recorrer el Norte de India, te recomiendo que desde Delhi (o donde estés), tomes un tren con destino a Agra y que nos encontremos aquí. Sobre todo si dispones de pocos días, pues no te querrás perder uno de los íconos históricos y arquitectónicos de este país.

 

 

Agra:

A orillas del río Yamuna, encontramos casa para el maravilloso mausoleo construido en honor a una gran historia de amor. Dotado de una perfecta y armoniosa simetría arquitectónica, nos recibe con todo su esplendor una de las siete maravillas del mundo y uno de los grandes imperdibles de todo India, el Taj Mahal. Así Agra se presenta en si misma como una de las postales imperdibles que no quieres dejar de lado en esta aventura.

 

¡Pero no todo es Taj! (Ya te compartiré parte de mi experiencia 1 y 2, visitando el Taj Mahal; merece un espacio exclusivo). Por sus calles, con pequeños mercaditos y bazares posiblemente te sentirás perdido en el tiempo, solo ten cuidado con las motocicletas, vacas, tuk-tuks y cientos de buses que transportan turistas.

 

Dato curioso: Todos te dirán que para visitar Taj Mahal necesitarás de algún guía nativo que te acompañe, quien claramente te pedirá una pequeña comisión en dólares por su trabajo. La verdad es que de las veces que he estado allí, solo en una oportunidad ingresé en formato tour, el resto del tiempo, mis pies y mi inglés fueron el guía que me abrió paso a esta maravilla. El valor del ticket cuesta 1.100 rupias, más un extra de 200 rupias si deseas ingresar al mausoleo principal; lo que vendría siendo algo así como unos 16 usd por ingresar y 3 usd por entrar al mausoleo.

 

Debes saber que Taj se encuentra cerrado los días viernes. Así que ajustemos las fechas para no caer en el error de programar nuestra visita para el término de la semana. Toda la información oficial libre de timos la puedes encontrar en tajmahal.gov.in

 

Luego podremos visitar el Fuerte de Agra, el mismo que durante los últimos años de vida del príncipe Shah Jahan le recibió preso de su propia obsesión por la construcción del mausoleo más imponente que en la vida de la humanidad pudiese existir.

 

No olvides que siempre podremos deleitarnos con la exquisita cocina India y sus múltiples sabores “so hot!” Tal vez debamos integrar en nuestro vocabulario las mágicas “no spicy for me” y asegurarnos regular el nivel de picor.

 

Fuerte de Agra

 

Varanasi (Benarés):

Posiblemente cada vez que has pensado en India has estado pensando en Varanasi y sin saberlo ya tienes una idea bastante cercana de lo que encontraremos en ella: Crematorios, río Ganges, templos, ceremonias sagradas y mil historias contadas por algún sadhu, el que de seguro te dirá que estas en la ciudad más antigua del mundo y la más sagrada de India (y que lo es), pero ¿Qué tiene de especial, que atrae a tantos indios y extranjeros día a día?

 

Benarés es aquel sitio donde podremos vivir una de las creencias más poderosas del hinduismo: la purificación del Karma. Cuenta que aquellos que en cenizas logren descansar en las sagradas aguas del río Ganges, podrán alcanzar la vida eterna.

 

Es por ello que no es de extrañarte que aquí encontrarás los crematorios más grandes de toda India. Ritos a toda hora del día, o historias sobre peregrinos que acuden a Varanasi solo con el fin de encontrar el descanso eterno. Si bien pareciera no ser un plan ideal para una aventura, pero es una muestra de la mirada más auténtica que India puede ofrecernos.

 

De paseo por Ghats; ¿Qué son los ghats?

Muchos viajeros te recomendarán que te vayas de camino hacia los ghats de Benarés, y bueno hemos llegado. Básicamente son aquellas salidas a un lago o río sagrado, principalmente en forma de escalinatas permitiendo no solo caminar, sino que también su uso como sitio de descanso, meditación o recreación.

 

Como si la vida de la ciudad se trasladase por completo a ellos, con sus colores, aromas, ritos y sabores. Notarás que el paseo por aquí es todo un imperdible ya sea al amanecer o al atardecer.

 

En los escalones de Dasaswamedh Ghat (uno de los principales), disfruta de los ritos de agradecimientos que se festejan a diario durante el atardecer. No puedes pasar por alto esta mágica experiencia (todos los días de 19 a 20 hrs) en honor a la diosa Ganga, madre de India. Y si lo deseas solo por 100 rupias podrás participar de él navegando por el mismísimo Ganges.

 

Muy cerca de Varanasi nos encontraremos con Sarnath, una de las cuatro ciudades santas para el budismo, ¿Por qué?, aquí es donde Buda por primera vez compartió su mensaje del sendero y las verdades fundamentales. Solo te tomará una buena negociación con algún tuk-tuk para que en casi 40 minutos puedas recorrer este bello sitio arqueológico.

 

Dato importante: Cuando negociemos con el chofer de tuk-tuk, acordemos siempre el valor antes de iniciar ruta, asegúrate de aclarar el monto para que, a la hora de pagar, no te encuentres con la sorpresa de que en vez de 50 te están pidiendo 500 rupias. Definamos que el pago será al regresar a nuestro hotel o lugar de origen y el tiempo que estaremos recorriendo. Ellos simplemente nos dirán dónde te estarán esperando (y es verdad que lo hacen).

 

Debes saber que, al ser una ciudad sagrada, en todos los sitios te pedirán que guardes el mayor respeto a la hora de hacer fotos, ya sea a sadhus, ceremonias de cremación o simplemente a aquellos que te encuentres por el camino ofrendando a orillas del Ganges. Incluso si vas entrando a algún templo o sitio de meditación, ten cuidado con mostrar hombros o piernas ya que podría ser visto como una ofensa para ellos.

 

Alguno de los Ghats de Benarés

 

Delhi

Si quisiéramos conocer todo Delhi, posiblemente necesitaríamos un mes completo en esta alocada, intensa e inesperada ciudad. Tanto incluso que a diario podríamos salir sin rumbo y sorprendernos con algo nuevo por hacer; aburrirnos en ella: Imposible.

 

Pero si tenemos tanto por hacer, ¿cómo uso mi tiempo?

Para ello, te recomiendo que dividamos a nuestra capital en dos sectores estratégicamente objetivos: Viejo Delhi y el Sur de Delhi (insisto, mi intención es que puedas degustar al máximo de una de mis ciudades favoritas de India, pero si tienes días de sobra simplemente sal a recorrer).

 

Comencemos nuestro recorrido por el casco antiguo de la ciudad, Old Delhi o La Ciudad Amurallada de Rojo, te recibirá con sus estrechos paseos por el Chandni Chowk, quien goza de la fama de ser uno de los mercados más completos y de mayor importancia para India. En sus calles encontrarás un imponente Red Forte, y a pocas cuadras de él la mesquita Jama Masjid (sin costo de entrada, solo te pedirán un importe de 300 rupias por ingresar con cámara fotográfica y de 500 rupias si es de video, repito: sin costo en su entrada). Para terminar este recorrido en Gurdwara sis Ganj Sahib (traducción: uno de los principales templos para la religión Sij).

 

Nota: En los Gurdwaras (encontrás varios por Delhi siendo el principal el ubicado en Connaught Place) puedes asistir a su comedor comunitario donde sirven a diario platos típicos de la cocina india. No tiene costo alguno, pero si reciben donaciones para mantener su funcionamiento, para mí fue la primera aproximación a la cocina tradicional y el sitio donde aprendí a hacer mis propios naans.

 

Parece simple, pero no olvidemos que estamos en el casco antiguo de una intensa y alocada capital y posiblemente necesitemos ir con calma por sus calles.

 

En nuestro recorrido no me perdería visitar el Alminar o Torre de Ladrillos más alto del mundo, considerado Patrimonio de la Humanidad y un reconocidísimo exponente del arte islámico; Qutab Minar (valor de entrada 500 rupias, 7 usd). Para luego movernos y visitar la casa de adoración Bahá’i, también conocida como Templo del Loto (si nos la pensamos bien, todos los templos Bahá’i simulan una flor de loto en capullo, pues en Delhi aquí encontrarás al loto semi abierto, representando la flor nacional de India).

 

 Mercado Chandni Chowk

 

Si nos queda algo de tiempo, te recomiendo que le des una chance a Purana Qila, una de las fortalezas mas antiguas de Delhi y la Puerta de India. O regálate un tiempo para meditar en los escalones del Birla Mandir, también conocido como Sri Laxmi Narayan, templo dedicado a la diosa de la prosperidad Laxmi y al dios encargado de preservar el universo Vishnu. A esta altura ya habrás notado que nuestros amigos indios siempre tienen tiempo para pasar a ofrendar y agradecer a sus dioses, es por ello que los verás con un vindi o marca en su frente (de seguro que ya tienes la tuya).

 

Por donde sea que te muevas, Delhi es una ciudad que tiene cientos de actividades para ofrecer. No te angusties si no logras visitar todos sus atractivos en una primera visita. Cada vez que puedo, destino un par de días en recorrerla y nunca dejo de sorprenderme.

 

Date tiempo para disfrutar de su cocina, estilo de vida o simplemente observar la intensidad del movimiento en sus calles.

 

A menos que me encuentre con un plan de datos moviles y una simcard local, siempre procuro cargar los mapas antes de salir del hotel y poder dar uso del gps de mi movil. En Delhi, mi transporte favorito es el metro, cuando las distancias son algo mayores opto por negociar el recorrido directamente con un chofer de tuk-tuk, tal vez para visitar nuestros sitios del sur, sea la opción más sabia.

 

Desde Varanasi a Delhi opté por reservar un vuelo interno, ya estaba algo cansado y sentía que necesitaba regalarme un trayecto cómodo. Los valores son bastante amigables, ya sea por la aerolínea nacional Air India o alguna otra low cost: aprox 40 usd y un vuelo de 1.30 hrs sin escalas. Si debes saber que en India es muy común que tus vuelos o trenes se retrasen, así que procura siempre andar con tiempo de sobre a la hora de moverte de una ciudad a otra.

 

 

Please reload

  • Facebook - Black Circle
  • Twitter - Black Circle
  • YouTube - Black Circle
  • Instagram - Black Circle

© GMZ - Todos los derechos reservados.
Las imágenes y contenidos publicados en este sitio no pueden ser reproducidas por ningún medio sin autorización.