Y gracias a Dior Homme, la música nunca se veía tan bien