CRÍTICA: Bohemian Rhapsody

Finalmente llega la esperada cinta biográfica que cuenta de una manera muy correcta, la vida de Freddy Mercury y la banda Queen, pero ¿estará a la altura de las expectativas?

Por Ro Carlos Gaete


Con una producción no exenta de problemas, la cinta cuenta la historia de un joven Freddy (Rami Malek), que vive con su familia, tiene un trabajo mediocre y compone canciones en su tiempo libre. Cuando a comienzos de los 70’ conoce a Roger Taylor (Ben Hardy), Brian May (Gwilym Lee) y John Deacon (Joseph Mazzello), un grupo de músicos sin suerte que acaban de quedar sin vocalista y el resto como se dice, es historia.


La cinta hace un breve recorrido por los hitos más importantes de Queen, desde sus inicios hasta el concierto Live Aid de 1985, pero contada principalmente desde la perspectiva de Freddy Mercury: Sus dificultades para que el medio aceptara su propuesta creativa, las diferencias de personalidad entre los miembros de la banda y su lucha para asumir su propia sexualidad, son algunos de los elementos que nos presentan aunque sin profundizar demasiado en ningún aspecto en particular.


En este sentido el guión no ofrece mayores sorpresas ni giros, sino que se limita a relatar los eventos que llevaron a Queen a convertirse en una de las bandas más importantes de todos los tiempos y quizá ese es el mayor problema de esta cinta, ya que se va a lo seguro, sin arriesgarse a ir más allá o intentar romper el molde de este género de películas. Aún si alguien no conoce toda la historia de esta mítica agrupación, el filme pudo haber sido algo mucho más impactante, considerando todo el material que tenía a su disposición.


Bohemian Rhapsody es un relato muy correcto y respetuoso del legado de Freddy Mercury, pero que cinematográficamente se queda un poco corto en comparación a la leyenda de Queen. Quizá los problemas de producción le pasaron la cuenta ya que no es un secreto que el director Bryan Singer (X-Men, Sospechosos de Siempre, Valkyria), fue despedido dos semanas antes de finalizar el rodaje debido a sus ausencias continuas y problemas con el equipo y el elenco. En su lugar Fox le pidió a Dexter Fletcher que terminara las filmaciones y el trabajo de posproducción.


No obstante, el filme se destaca ampliamente por sus protagonistas que aparte el gran parecido físico con las personas reales, realizan una brillante interpretación, en especial Malek quien se luce en su rol protagónico. La cinta también cuenta con las actuaciones de Aidan Guillen, Mike Myers, Tom Hollander, Allen Leech y Lucy Boynton como Mary Austin, el primer amor y la mejor amiga de Freddy.


El resto de la “magia” la aporta la música de Queen que constituye gran parte de la banda sonora de la película (no podía ser de otra manera), y es lo que al final de cuentas hace que Bohemian Rhapsody sea una experiencia que vale la pena ver en pantalla grande, aunque para algunos solo parezca un gran video clip de dos horas, 15 minutos. Tal vez esto sea lo único que se necesita para hacer de ella un producto altamente disfrutable para los fans, y sumado a un excelente trabajo actoral, nos entrega un espectáculo visual que entretiene bastante.



  • Facebook - Black Circle
  • Twitter - Black Circle
  • YouTube - Black Circle
  • Instagram - Black Circle

© GMZ - Todos los derechos reservados.
Las imágenes y contenidos publicados en este sitio no pueden ser reproducidas por ningún medio sin autorización.