¿Tenemos un segundo cerebro en nuestro cuerpo?