Hábitos que debemos evitar en nuestro lenguaje corporal