Avengers Infinity War: La génesis de un fenómeno sin precedentes

Cualquiera que no haya estado encerrado en una cueva las últimas semanas sabe que la última cinta del universo Marvel, que reúne a prácticamente la totalidad de sus personajes en una gran historia, se ha convertido en el mayor éxito de taquilla de todos los tiempos, superando incluso a Star Wars. Pero, ¿cuál es el origen de tanta euforia?

 

 

Si nos remontamos hasta hace un par de décadas atrás, las películas basadas en personajes de cómics eran algo poco común y en la mayoría de los casos la calidad dejaba mucho que desear. Las películas más exitosas en los 70’ y 80’ fueron Superman de Richard Donner y Batman de Tim Burton, cuyas secuelas fueron decayendo más y más en calidad, hasta matar dichas franquicias.

 

Todo cambió a fines de los 90’ cuando la editorial Marvel Comics vendió los derechos de varios de sus personajes y el siglo XXI vio la luz con los X-Men de Bryan Singer y Spiderman de Sam Reimi, las que cambiaron la manera de hacer películas de superhéroes, con historias y personajes mucho mas elaborados.

 

El camino a Infinity War fue largo y complejo ya que nunca se había intentado un proyecto tan ambicioso como este. En los cómics, los crossovers o cruces entre personajes son bastante comunes, pero en el cine lo más cercano habían sido algunas pequeñas referencias que para la mayoría, pasaban inadvertidas. Lo más parecido habían sido las películas de Alien vs. Depredador o Freddy vs. Jason.

 

Pero todo comenzó hace 10 años con el estreno de Ironman de Jon Favreau, donde un Robert Downey Jr., cuya carrera enfrentaba un destino incierto en esos momentos, sorprendió a todos con su interpretación del millonario Tony Stark, quien construye una armadura para escapar de un grupo terrorista que lo tenía cautivo, y usara esta tecnología para salvar el mundo.

 

Una premisa básica pero bastante exitosa que escondía una pequeña sorpresa al final, en una entonces inédita escena postcréditos, Samuel L. Jackson hace una aparición como Nick Fury, director de Shield, para hablar de la “iniciativa Avengers”. Muchos no entendieron su verdadero significado, pero los fans de los cómics se emocionaron por lo que esto auguraba.

 

Bajo la tutoría de Disney nació Marvel Studios y tras ese exitoso comienzo le siguieron el Increíble Hulk, Ironman 2, Thor y Capitán América, los cuales se reunirían por primera vez en The Avengers (2012) junto a Black Widow y Hawkeye para detener una invasión a la Tierra. Ese evento marcó un antes y un después en el cine de superhéroes, ya que era la primera vez que se veía en el cine un encuentro de esa magnitud.

 

Avengers dio inicio a la fase 2 y 3 de Marvel Studios agregando más personajes como Ant-Man, los Guardianes de la Galaxia, Dr. Strange, Black Panther y la guinda de la torta, un nuevo Spiderman que se uniría al grupo tras un acuerdo firmado con Sony que tenía los derechos del personaje.

 

De esta forma, tras 18 películas que conforman su universo cohesionado, Marvel lanza Infinity War, la culminación de 10 años de planificación y de plantar pequeñas semillas en cada una de sus películas, en un esfuerzo coordinado para llegar a la batalla final contra Thanos, el gran villano del universo Marvel. De esta forma los principales héroes se unirán para evitar que el “Titán loco” reúna las seis gemas del infinito y cause una destrucción a una escala inimaginable.

 

 

Sin embargo la cinta brilla con mérito propio y no solo como la culminación de una serie de historias individuales. Los hermanos Russo (directores de la cinta), construyeron un relato emotivo, lleno de acción y grandes momentos para los fans, y con un villano bastante bien desarrollado para lo que estamos acostumbrados a ver en las cintas de este tipo. El final ha dejado con la boca abierta a la mayor parte de la audiencia, pero hay que tener en cuenta que esta cinta es la primera de dos partes, cuya culminación llegará a comienzos del 2019.

 

Mucho se ha especulado sobre la fórmula de Disney para mantener el éxito después de tantas películas, a diferencia de su competidor directo Warner Bros, que maneja los personajes de DC Cómics como Superman, Batman, Wonder Woman y Flash, entre otros. Todos coinciden que la clave está en tener claro cuál es su público objetivo, escuchar lo que los fans quieren ver, además de tener mucho amor y respeto por sus personajes.

 

Sea como sea, Infinity War ya pasó a la historia no solo por su enorme recaudación a nivel mundial, sino por haberse atrevido a llegar donde ninguna película de superhéroes había ido antes. Solo queda ver si es capaz de superar las expectativas y cerrar esta historia como Thanos manda.

 

Please reload

  • Facebook - Black Circle
  • Twitter - Black Circle
  • YouTube - Black Circle
  • Instagram - Black Circle

© GMZ - Todos los derechos reservados.
Las imágenes y contenidos publicados en este sitio no pueden ser reproducidas por ningún medio sin autorización.