CRÍTICA - Deadpool 2

Regresa el antihéroe más carismático de Marvel en una cinta que mantiene el humor y la violencia de la primera parte, pero sumando nuevos personajes en una bizarra búsqueda por el sentido de la familia.

Deadpool era uno de los personajes menos conocidos de Marvel Cómics, pero tras el estreno de la primera película en 2016, el boca a boca la convirtió en uno de los estrenos más taquilleros del año. Su mezcla de acción descarnada y humor negro, además de las múltiples referencias a la cultura popular, le dieron un giro a las películas de “superhéroes” y la volvieron la favorita del público, de ahí que esta secuela sea muy esperada.


Sin embargo, las expectativas de los fans quizá le jueguen un poco en contra ya que esta vez no se cuenta con el elemento sorpresa de la primera. El humor y la acción siguen ahí, además de las graciosas interacciones con los espectadores que son típicos del cómic, pero al no ser una historia de origen, el objetivo de la trama se hace un poco difuso.


Ryan Reynolds regresa en el papel del mercenario Wade Wilson, ya convertido en el mejor asesino del mundo, que tras sufrir una nueva tragedia en su vida se refugia en la Mansión X. Mientras ayuda en una misión Colossus y Negasonic, se topa con Russell, un joven mutante con poderes de fuego. Una serie de eventos los llevarán a una prisión para mutantes donde se encontrarán a Cable (Josh Brolin), un visitante del futuro con un brazo metálico, empeñado en matar al chico.


Deadpool asume la misión de protegerlo y para ello forma un grupo de héroes mutantes llamado X-Force que lo ayudarán a enfrentar a Cable, lo que no resultará nada fácil ya que Russell se alía con un poderoso villano que los fans de los X-Men conocen bien. Entre los nuevos personajes se destaca Domino (Zazie Beetz), que tiene interesantes secuencia de acción gracias a sus particulares poderes.


Bajo la dirección de David Leitch, Deadpool 2 es una divertida aventura llena de sangre, acción y comedia que mantiene el tono de la anterior, pero va mucho mas allá en la sangre y bromas, lo que quizá le quita un poco de sustancia a la historia. Aún así está llena de graciosos cameos y referencias del universo Marvel que harán las delicias de los fans. Esta cinta se esfuerza por no tomarse demasiado en serio y aunque no alcanza a ser tan excepcional como su antecesora, sin duda cumple con lo que se espera de ella.


En esta producción Reynolds realiza labores de productor y desarrolló parte de la historia, donde se toma el tiempo de mofarse de sí mismo y su propia filmografía, además de algunas bromas a los personajes del universo DC. Pero más allá de eso se nota que se lo pasa en grande interpretando a un personaje que parece hecho a su medida.


En resumen, quizá no tenga el mismo impacto de la primera parte pero aun así es un espectáculo visual que entretiene y sin duda vale la pena ver. Lo mejor de todo, sus escenas post créditos donde sin duda se supera a sí misma.


  • Facebook - Black Circle
  • Twitter - Black Circle
  • YouTube - Black Circle
  • Instagram - Black Circle

© GMZ - Todos los derechos reservados.
Las imágenes y contenidos publicados en este sitio no pueden ser reproducidas por ningún medio sin autorización.