La revolución de los niños

"A los líderes, los escépticos y sínicos que nos dijeron que nos sentáramos y nos quedáramos callados: esperen su turno. Bienvenidos a la revolución". Así empezó el discurso de Cameron Kasky, de 17 años, de espaldas a La Casa Blanca y frente a cientos de miles de niños. Mientras los pueblos compiten en quien elije el peor líder, esta generación está empezando una revolución.

Ilustración Paco May. Instagram @paco.may

Todos nacieron después de Columbine y crecieron con simulacros de ataques armados en sus colegios. Este año van 17 balaceras en colegios gringos, más de uno por semana y recién se acabó marzo. Pero lo que pasó este año en San Valentín en Parkland fue la gota que rebalsó el vaso; Una vez más un estudiante llego a su colegio armado hasta los dientes y disparó contra sus compañeros matando a 17 personas. Pero esta vez los sobrevivientes, chicos y chicas de apenas 17 y 18 años, lograron canalizar una rabia cocinada por años haciendo estallar una generación que llevó a más de un millón de personas a las calles.


"Los adultos nos fallaron, esto está en nuestras manos", gritaban marchando por las calles de Washington con los brazos arriba y la frase “No disparen” escrita en sus manos.


Pero si nacieron con esta tragedia a cuestas, nacieron también con sus propias armas. Son unos maestros de las redes sociales. Nacieron con internet. Ya se dieron vuelta Facebook. Piensan en twitter y ven la vida en el cuadrado de Instagram. Y mejor aún, preparan sus presentaciones para que se vuelvan viral. Cualquiera de sus discursos hace que se te paren los pelos. Uno de los discursos más potentes fue el de Emma González cuando hizo unos minutos de silencio por el mismo tiempo que duró la balacera en su colegio, ahí en medio del silencio se podía escuchar en su respiración el aliento de millones.


"Yo represento a la mujer afroamericana víctima de la violencia de las armas, quienes en vez de ser vibrantes y hermosas niñas con potencial, somos simples estadísticas", dijo una niña de color de tan solo 11 años. Además del manejo de las redes sociales y más importante quizás, estos chicos pudieron mirar la cancha desde arriba y observar la transversalidad del problema en las poblaciones del margen -lo que hoy en día es todo lo que no es un hombre blanco heterosexual- porque si eres mujer, latina, afroamericana, lgbtq, alguna de esas o todas las anteriores, es mucho más probable que las balas te lleguen a ti.


"Si escuchan con cuidado podrán oír a los políticos temblar", dijo David Hogg de 18 años, en su discurso en la marcha. Pues aparte del manejo de las redes sociales y la inclusión de su movimiento, estos niños tienen claro que para llevar adelante su revolución deben sacar a los políticos que la impiden. Si vas al sitio web de la marcha, lo primero que aparece es una invitación para inscribirte a votar. Este año hay votaciones en USA y los niños buscan dos cosas: sacar a la NRA del parlamento y elegir representantes dispuestos a legislar por el control de armas. Tareas titánicas pero necesarias si esta revolución busca terminar con la epidemia que mata a los niños del país del norte.


"Si hay un libro que quieres leer pero aún no ha sido escrito, tú debes ser quien lo escriba", dijo Naomi Wadler de 11 años. Estos niños podrían estar escribiendo la historia, ya no le compran los cuentos a los adultos y quieren escribir el suyo, la revolución de los niños.


  • Facebook - Black Circle
  • Twitter - Black Circle
  • YouTube - Black Circle
  • Instagram - Black Circle

© GMZ - Todos los derechos reservados.
Las imágenes y contenidos publicados en este sitio no pueden ser reproducidas por ningún medio sin autorización.