Peugeot Instinct, el auto que sabía demasiado