Marlon Texixeira, fuego en la sangre