El Comic erótico de la mano de Tom Cray

El joven artista e ilustrador erótico chileno está capturando la atención del público internacional, recreando con su arte las fantasías propias y ajenas de manera fantástica.

A Tom Cray le gusta contar historias valiéndose del recurso narrativo del comic. Sus personajes, mitológicos o superhéroes, tienen la estética clásica del comic norteamericano: colores vibrantes que impactan la retina y cuerpos musculoso hipersexualizados que destilan testosterona. En su obra resalta el dinamismo de las posiciones y gestos, a la par de los muy bien logrados detalles anatómicos. A este creador le gusta sondear en los deseos y fantasías personales y ajenas, porque considera que todo tiene una razón de ser vinculada con la historia individual.


Las temáticas que abordan son tan universales que permiten a individuos de distintas culturas conectarse con ellas. Es por eso que recurre sin titubear a contarnos con sus imágenes sobre los juegos de poder y dominación, la sumisión y los roles sexuales, el sexo grupal o algunos deseos considerados perversos como son el sometimiento sexual de un individuo que termina por disfrutar de su violación.


Sus primeros vínculos con el arte se parecen a los de otros artistas dedicados a las disciplinas clásicas. Desde niño su madre lo hacía dibujar para que se mantuviera entretenido. A los ocho años realizó sus primeros dibujos eróticos protagonizados por la figura femenina. Un poco más tarde, entre los once y los doce años, comenzó a dibujar parejas heterosexuales teniendo sexo. Cuando se dio cuenta que le atraían los hombres, la figura femenina se fue desdibujando hasta desaparecer y quedó el hombre solo, luego fueron dos hombres… tres y hasta un grupo masculino teniendo sexo.


Cumplida la mayoría de edad, en 1999, comenzó a mostrar su trabajo por internet, preguntándose a quién podría gustarle lo que hacía. Pidió ser admitido en una galería virtual donde otros artistas exhibían su obras. Los dibujos de ese momento eran completamente realizados a mano y luego los escaneaba. Por sugerencia de otros artistas, comenzó a realizar sus trabajos valiéndose de los recursos digitales. De esa forma comenzarían a darse a conocer sus trabajos iniciales. Hasta que un buen día y sin ningún aviso, la galería virtual desapareció del ciberespacio.


Tom nos cuanta de manera graciosa que su producción artística realizada entre los 15 y los 21 años, fue una manera de sublimar sus fantasías sexuales, en vista que en ese período aún no había tenido relaciones. La producción de esa época fue poco numerosa, realizaba escasamente un dibujo cada dos meses. En el año 2005 se unió a otro portal conocido como Y!Gallery, una página de dibujos homoeróticos al estilo de la manga, pero hechos por mujeres. Cray cuenta que algunas personas recordaban su trabajo desde la aparición en la extinta galería inicial. Con esta reaparición tímidamente comenzaron a llegarle solicitudes de trabajos que él realizaba con gusto, aunque de forma muy esporádica. Su arte le empezaba a producir así un poco de dinero, pero no lo suficiente como para dedicarse de forma exclusiva.


Muchas de las cosas que hace son a pedido. Las ideas provienen de las fantasías propias y las de otras personas. “Hace tiempo me tocó dibujar por un pedido sobre 'Simbad, el marino". La idea era recrear, a petición de un cliente de EE.UU., una historia del personaje pero dándole un giro erótico”. Tom cuenta esta historia reflexionando un poco sobre lo variadas que pueden ser las fantasías eróticas de las personas, pues quien le encargó este dibujo en particular fantaseaba con hacer lo mismo.


Recuerda que en esa etapa, a pasar que estaba estudiando, sentía que su destino quizás sería terminar trabajando en una oficina, lo cual le parecía tremendamente aburrido. Se sentía sin muchas opciones. Estudió diseño durante un año, pero se decepcionó de la carrera porque el enfoque era demasiado comercial con relación a lo que él esperaba. Seguidamente decide realizar estudios de música egresando de la carrera. Al terminar se dio cuenta que lo que realmente lo llenaba era dibujar.



Por esa razón contactó a la gente de Class Comics en Canadá. Cray le envió a Patrick Fillion -su fundador y también dibujante- algunos dibujos de los personajes creados por ellos pero hechos a su manera y los subieron a la página de la Editorial. Para Tom fue un sueño que alguien como Fillion apoyara su trabajo. Poco a poco enviaba más dibujos y seguía los consejos que le daban para mejorar el trabajo. Sus ilustraciones irían ganando cada vez mayor presencia a pesar que Tom en principio creía que su trabajo no era de gran calidad en comparación con el de otros. Este contacto le brindó la posibilidad de desarrollar los dos elementos que resaltan de su arte: los personajes de superhéroes o mitológicos y los temas eróticos.


Sus ganas de mejorar su trabajo y de vincularse como uno de los ilustradores de la editorial canadiense lo llevaron a preguntarle a su fundador cómo hacía para ser uno de ellos y dibujar comics. Lo primero que le permitieron fue participar en una publicación en la que se determinaba un tema y se escogía un dibujo de cada ilustrador para realizar una compilación. Participó en varias, sin embargo Tom anhelaba poder contar historias. La confianza de conocer su trabajo fue lo que determinó que le dieran la oportunidad de empezar dibujando treepshows (comics cortos de una página) que le pagaban. Entonces se convenció que su trabajo era apreciado.


Posteriormente haría un proyecto poco más grande de la editorial, de cuatro páginas, titulado "The Bromance", que tiene como argumento la historia de un personaje que se enamora de sus compañeros de trabajo y gente que conoce. Confiando en que la editorial valoraba su trabajo, se atrevió a pedirles que le permitieran hacer un trabajo personal y es así como pasó a crear comics de 12 páginas en los que los personajes y la historia eran suyos.


Le sorprendió la buena reacción de la gente hacia su trabajo. La confianza ganada por el apoyo de la editorial y de sus seguidores lo llevó a proponerles hacer un comic para Class Comics. Aceptaron su propuesta y asi comenzó a dibujar las historias de la editorial. Para él se convirtió en todo un reto interpretar las ideas que le proponen, porque en muchos casos no son cosas que se le ocurrirían, pero eso es justamente lo que resulta interesante y motivador. Igualmente el hacerse cargo de este tipo de trabajo le exige realizar ilustraciones que demandan más esfuerzo por la complejidad de los elementos que debe dibujar para una escena.



Tom está dedicado con mucha seriedad y devoción al desarrollo de su técnica y estética características. Su ojo y su mano los fue educando, en principio, mediante la observación de fotografías, del trabajo de otros ilustradores a los que admira y también de las películas pornográficas, de donde toma muchas referencias para realizar sus creaciones. Estudia también mediante libros de anatomía con la idea de comprender mejor como se relacionan los músculos y se producen determinados volúmenes de acuerdo al movimiento que realiza el cuerpo. Le preocupa la luz de una escena, el color y cómo afecta la sensación que brinda la imagen en el espectador. Considera que esos dos valores son elementos poderosos de su narrativa visual.


Dedicarse a esto es un sueño convertido en realidad porque trabaja en algo que lo apasiona y que significa no solo un reto, sino aprendizaje constante, razón por la cual decidió dejar de trabajar en la oficina en la que cumplía con un horario y labores convencionales, para consagrarse exclusivamente al arte de la ilustración atendiendo los encargos de la editorial, las peticiones particulares y desarrollando su obra a la par con mucho entusiasmo.


Al preguntarle cómo se siente con relación a su obra y la percepción de esta en Chile, nos cuenta que aunque en el país hay un poco más de apertura mental, percibe que todavía sigue siendo una nación con una idea represiva de la sexualidad. Por ello su trabajo se ha convertido en un espacio para escapar de esa circunstancia restrictiva, más sin embargo, no deja de reconocer que las nuevas generaciones son más honestas y viven más a gusto con sus preferencias y apetitos sexuales. Considera que posiblemente esta nueva actitud o apertura se debe al fenómeno de la globalización y el acceso a la información de manera más sencilla.


Para este estupendo artista la meta es seguir dibujando cada vez más y conseguir que alguno de sus trabajos se venda de forma impresa, para sumar su obra a la costumbre ampliamente aceptada y valorada de disfrutar el comic en forma de libro.


Si deseas ver más de la obra de Tom Cray y conocer sus trabajos más explícitos, puedes visitarlo en sus redes:


Instagram: @craygallery

Patreon: www.patreon.com/tomcray

Tumblr: www.craygallery.tumblr.com


  • Facebook - Black Circle
  • Twitter - Black Circle
  • YouTube - Black Circle
  • Instagram - Black Circle

© GMZ - Todos los derechos reservados.
Las imágenes y contenidos publicados en este sitio no pueden ser reproducidas por ningún medio sin autorización.