INFORMACION

 

Publicidad
Contáctanos

Conoce al equipo

Guys Magazine

© GMZ - Todos los derechos reservados.
Las imágenes y contenidos publicados en este sitio no pueden ser reproducidas por ningún medio sin autorización.

 

@2016 Patricio Junemann

Marlon Texixeira, fuego en la sangre

Su cuenta de Instagram es de esas en que miras las fotos dos veces. Es definitivamente uno de los hombres mas atractivos de nuestros tiempos.

 

 

¿Su nombre? Marlon Teixeira. El modelo brasileño de 25 años de edad, que ya ha caminado por los gustos de Chanel, Balmain y Dior Homme, pasa mucho tiempo medio desnudo en hermosas playas, y una mirada a él será suficiente para hacerte olvidar todo los otros modelos masculinos sexy del mundo. Sigue leyendo para ver algunas de sus mejores imágenes, y prepárate para algunos dulces de ojos importantes. 

 

 

Marlon Teixeira tenía el pasaporte vacío hasta principios del año 2009. Era un adolescente corriente de un pueblo costeño en el sur de Brasil: iba a la escuela, surfeaba y soñaba con convertirse en arquitecto o cocinero profesional. Pero su vida tomó el rumbo opuesto. Hoy en día, 26 años recién cumplidos, Marlon es uno de los modelos más cotizados del mercado internacional. Y en su pasaporte ahora quedan tan sólo dos o tres páginas para sellar.

 

Este joven brasileño ha protagonizado campañas publicitarias para marcas como Armani Jeans, Dior, Diesel y Custo Barcelona. Ha desfilado en las pasarelas más importantes del mundo para Hermés, Armani, Roberto Cavalli, Frankie Morello, D Squared y Kris Van Asche. Su valor en el mercado se ha disparado y su casa ahora está en Nueva York.

 

"Nunca he esperado ni siquiera una tercera parte de lo que me está sucediendo. Cada día lo primero que hago cuando me despierto es darle gracias a Dios por todo ".

 

 

Marlon se convirtió en modelo por casualidad, casi a disgusto. Quien se dio cuenta de que tenía una belleza perfecta para el mundo de la moda fue su abuela, que siempre insistía para que se hiciera un book fotográfico en São Paulo, la ciudad más grande de Brasil. "Era el sueño de mi abuela, pero no lo quería para nada", recuerda. "Le decía: 'No, abuela. La moda es cosa de gay’. Era mi excusa para no ir a São Paulo".

 

Un capricho del destino lo obligó a realizar el sueño de su abuela. Marlon sufrió una lesión en las rodillas y el médico le prohibió temporalmente el surf. Serían meses de fisioterapia y descanso. Aburrido, decidió buscar la agencia de modelos en São Paulo sugerida por la abuela. Bastaron un par de fotos para que él —que nunca había pisado una pasarela— recibiera invitaciones para trabajar en París y Milán.

 

En pocos meses Marlon Teixeira sería una celebridad internacional. Llegó a tener un contrato de exclusividad con Dior por dos temporadas y protagonizar editoriales de moda en las más influentes revistas de moda. El pasado septiembre apareció en un ensayo fotográfico al lado de Shakira en las páginas de “Vanity Fair”

 

 

"Hace poco vi en una revista fotos en las que aparezco en la playa. ¡He sido perseguido por paparazzi! Pensaba que ello no me pasaría nunca". La prensa a menudo lo compara a Jesus Luz, el modelo brasileño ascendido a la fama gracias a un romance con Madonna, y a Gisele Bündchen, la “top” más famosa de este país sudamericano.

 

Marlon ya conoce la mitad del mundo. "En España, he estado en Madrid, Barcelona e Ibiza. Siempre trabajando, por supuesto. Me he enamorado de España ", asevera. "En Barcelona he visto a las mujeres más bellas del mundo y he comido la mejor pasta de mi vida. Pensaba que comería la mejor pasta en Italia, pero fue en España ", se ríe.

 

 

De a poco se adapta a la vida de celebridad. El inglés lo tuvo que aprender en sus viajes internacionales, pero todavía se comunica con cierta dificultad. Su español es algo mejor, puesto que en su Balneário Camboriú natal impartía clases de surf a los turistas argentinos que invaden el sur de Brasil cada verano.

 

Pese al poco tiempo en el mundo de la moda, Marlon ya es consciente de sus responsabilidades. En una sesión reciente de fotos, advirtió de que no podría posar con una lata de cerveza en la mano —avisó a los productores que en ese entonces todavía tenía 17 años—. Ha desfilado y se ha fotografiado en varias ciudades costeñas del planeta, pero nunca se ha aprovechado de estos viajes para surfear. "Trabajo es trabajo, vacaciones son vacaciones".

 

 

Please reload

Please reload