INFORMACION

 

Publicidad
Contáctanos

Conoce al equipo

Guys Magazine

© GMZ - Todos los derechos reservados.
Las imágenes y contenidos publicados en este sitio no pueden ser reproducidas por ningún medio sin autorización.

 

@2016 Patricio Junemann

Una mujer fantástica y un país no tanto

Daniela con Oscar se abrazan en el Teatro Dolby de Los Ángeles, mientras en su país Daniel no puede ser Marina, ni Oscar casarse con Pedro. Cuando Daniela vuela por los aires de regreso a su país, tuvo que pasar aduana con otro nombre. Daniela es fantástica, pero su país no tanto.

 

Ilustración Paco May Instagram: @brushespaco

 

En tiempos de películas de superhéroes, nuestra Wonder Woman criolla no lucha contra alienígenas ni mutantes, lucha con monstruos muy autóctonos de nuestra fauna chilensis, esos que mientras la miran a ella como bicho raro, escupen veneno con la mirada.

 

La película -que como buen chileno que deja todo para última hora- la vi ayer. Un elenco de lujo, y una fotografía que retrata un Santiago de modernos paisajes y fauna tenebrosa. Mención especial al casting de la peli y la idea de poner de pareja de Daniela a Pancho Reyes, nuestro eterno galán de teleseries; creo que me ahorre como cinco sesiones de terapia. Y aunque no me las quiero dar de crítico de cine, aquí van mis tres escenas preferidas, eso si, no salen en la película.

 

El tercer lugar se lo lleva twitter, es que no pude evitar bucear en la plaza (o wáter) público, pero más allá de compartir las perlas de intelectualidad suprema de la derecha, tales como “la única mujer fantástica es María” de Henry Boys, me quedo con esta escena que comparte Alessia:

 

Hoy entrando a un almacén.

 

Portería: Disculpe señora pero con su RUT me figura un señor Alejandro.

 

Yo: Si, soy yo, ha visto "Una Mujer Fantástica"?

 

Portería: Ahhhhh disculpe, adelante.

 

Ok, el guión no es muy bueno, pero estoy seguro que para Alessia –y para muchas- de toda la película, esta escena es la mejor.

 

El segundo lugar se lo lleva la escena de la voltereta olímpica que se pegó la derecha con la ley de identidad de género. No han pasado ni dos meses desde que el presidente electo y su coalición anunciaron públicamente que rechazarían el proyecto. Pues bien, un día después del Oscar la derecha salió con el siguiente texto: “No nos quedaba otra, después de lo que pasó con 'Una mujer fantástica', lo único que nos queda es legislar”. Que mejor escena para ver como el arte no solo puede cambiar la vida de las personas, sino que un país entero. Si hay una escena importante para Marina y Daniela, será la de la votación de la ley que permita a Daniela ser quien es.

 

El primer lugar es una escena que no he visto ni veré, pero estoy seguro de que pasó y seguirá pasando. Una escena de oro para todos los que crecieron en los 90’, con el corazón fuera de la ley y sin espejos ni pantallas que nos devolvieran reflejo alguno. Hablo de esa escena donde cualquier niña, niño o niñe termina de ver la película y vea un pestañazo de su futuro, y entienda que así como está el duro camino de Marina, también está el camino de Daniela y hasta quizás una noche también pueda abrazar a Oscar y ser una mujer fantástica.

 

Please reload

Please reload