Cómo mantener tu piel sana e hidratada

El verano ya comenzó y el sol está más intenso que nunca. Por lo mismo es de suma importancia el cuidado que le damos al órgano más extenso de nuestro cuerpo, la piel.


Solo 5-10 minutos al sol ayudan a que nuestro organismo metabolice la vitamina D que necesitamos, la cual se encarga de promover el crecimiento, mineralización de los huesos y aumentar la absorción intestinal de calcio. Sin embargo, la exposición prolongada es abrasiva para la piel. Además, con el sudor se genera humedad, haciéndola más vulnerable a infecciones.


La piel es nuestra principal barrera de defensa de agentes externos, nos protege y regula la temperatura corporal. La melanina es un pigmento oscuro que se encuentra en algunas células y produce la coloración de la epidermis, pelo y ojos, también sirve como defensa contra los rayos ultravioleta, los que pueden dañar las células de la piel, causando manchas y arrugas y en casos más severos derivar en cáncer.


Si quieres tener una apariencia saludable y no envejecer tan rápido, aquí te dejo los tips:


- Evita exponerte al sol en forma prolongada entre las 10 a 16 hrs, porque los rayos UV son más fuertes en ese horario.



- Si el pronóstico del día tiene un índice UV igual o mayor a 3, entonces debes usar protector solar y caminar por la sombra cada vez que puedas.


- El protector solar funciona siempre y cuando su factor de protección sea igual o superior a 30 y si lo aplicas cada dos horas, antes y después de entrenar o jugar.


- La ropa holgada y con tejido tupido te cubre de la radiación.


- Los sombreros de ala ancha cubren orejas, cara, cuello y hombros. Los lentes de sol no pueden faltar, fíjate que tengan protección para los rayos UVA y UVB, ¡Busca unos con estilo!


- Los niños y abuelos son más vulnerables porque su piel es más delgada y delicada, por lo que siempre será mejor evitar la exposición al sol en las horas de alto riesgo.


- Cuando entrenes, elige hacerlo antes de las 10 de la mañana o posterior a las 18 hrs, así proteges tu piel y reduces la deshidratación.


- Bebe por lo menos dos litros de agua por día, la hidratación comienza de adentro hacia afuera.




Entonces, ya tomaste sol y debes darle cariño a tu piel, además así podrás mantener el bronceado de forma saludable.


- Al terminar el día de paseo, piscina o playa, toma una ducha y usa un gel o jabón de pH neutro, eliminarás impurezas como el cloro, arena, sal del mar y células muertas.


- Utiliza máscaras hidratantes, cremas líquidas o aceites nutritivos que van a ayudar a que tu piel se mantenga fresca, suave y tonificada.


- También existen soluciones naturales, usando láminas de aloe vera, papaya o agua de caléndula, podrás regenerar e hidratar profundamente tu dermis y epidermis. Aplicando láminas de papa (camote) reducirás la sensación de calor y ardor.



Ahora que sabes un poco más sobre cómo proteger tu piel, no esperes y hazlo. Más vale prevenir que lamentar.

  • Facebook - Black Circle
  • Twitter - Black Circle
  • YouTube - Black Circle
  • Instagram - Black Circle

© GMZ - Todos los derechos reservados.
Las imágenes y contenidos publicados en este sitio no pueden ser reproducidas por ningún medio sin autorización.