ERGOWEAR XV, un secreto bien guardado