Sol Barrios: La artista que crea obras luminosas que curan el alma

"Todos estamos hechos de contradicciones, de bellezas reprimidas, negadas, o pensadas como errores. Nacemos completos pero, a veces, crecemos rotos y quebrados, intentando una y otra vez encajar en un sistema que no permite que nada lo complete..."

 

 

Sol Barrios se formó según sus palabras en la academia de la vida. Es actriz de profesión graduada de la Universidad del Desarrollo. El teatro fue la puerta que la condujo a los caminos de la plástica: “Hacer teatro es como pintar un cuadro” de modo que existía una conexión natural con la plástica en el caso del universo imaginario de Sol. En la universidad se dedicó a la docencia como profesora de historia del teatro y cuenta que dibujaba desde niña, por eso se considera autodidacta. Del teatro se pasaría al diseño gráfico, trabajando en una revista cultural en la que realizaba las portadillas.

 

Elaboraba collages digitales recurriendo a la utilización de grabados antiguos, intervenidos con flores y otros ornamentos o figuras, para crear un discurso muy personal que se apropia de la estética decimonónica y la actualiza insuflándole una nueva vida y emoción. Poco tiempo después sería invitada a una exposición colectiva en la que el público asistente tenía permitido colocar papelitos junto a las obras que quería comprar. Sol recuerda este instante con mucha emotividad porque fue la primera vez que su obra era confrontada con las miradas directas de los amantes del arte: “Cuando me acerqué a mi muralla, estaban todas mis obras con muchos papelitos. Sentí responsabilidad y angustia, porque todo lo que uno hace es un autorretrato. En ese momento yo estaba mal en el mundo y no tenía valor y mucha gente quería mis obras… Ese día volví llorando a casa” confiesa con emoción. "De allí en adelante seguiría trabajando con la técnica del collage digital. Caiozzama compró una de mis obras en esa exposición. Un día me invitó a pegar obras en la calle con él. Llevé uno de mis collage, duró una hora… a partir de allí seguí pagando trabajos en la calle”.

 

 

El año pasado irrumpirían los collage de Sol en el Barrio Lastarria, sector donde vivió durante diez años, causando admiración y distintas reacciones en los transeúntes. La gente le toma fotos a los trabajos que la artista coloca,  suben las imágenes a instagram apropiándose de la obra y creando sus propias historias. Es una forma de apoderarse en la que la obra cobra vida propia y en cierto modo deja de pertenecerle a la artista. Es así como su propuesta comienza a estar presente cada vez más en ferias, galerías, museos, restaurantes o murallas.

 

"... Mi trabajo busca devolverle su lugar a nuestro verdadero yo, ese que queda sumergido bajo las moralidades miedos e incoherencias del deber ser. Los colores, las texturas, los trazos, la nobleza de los materiales, las luces y las monstruosidades, todos son parte de un mismo universo y forman la belleza de lo complejo..."

 

A la par de desarrollar los collage, Sol decide abordar el dibujo con la idea de realizar una obra en la que su mano dejara la impronta personal. Comienzan así sus retratos hechos a partir de fotografías mediante las cuales realiza el boceto del trabajo final en la computadora y por último crea el dibujo valiéndose del grafito y la acuarela como recursos plásticos. “Siempre me pasa que la obra en el papel en algún momento toma su propio camino… la acuarela es un compañero… la mancha toma sus propias decisiones y siempre son las correctas. Para mí es un ejercicio interesante porque tengo que dejar el control”.

 

 

La conexión de Sol con su obra es simbiótica. La artista crea a partir de sus angustias, de sus miedos, de sus dolores, de lo que siente que son quizás sus búsquedas más profundas y definitivas como mujer y como ser humano… desde ese espacio personal surge la obra y ve la luz, convirtiéndose en un elemento catalizador o trasmutador que irradia una belleza luminosa llena de códigos complejos y la vez universales. En sus trabajos conviven lo masculino y femenino a veces con aproximaciones irreverentes, la naturaleza estalla y se instala en los cuerpos o los rodea, la sensualidad es desbordante. Sus códigos nos permiten comprender que dolor y gozo son las dos caras de una misma moneda.

 

 

"... Las imágenes se materializan a través de la textura del grafito, la aspereza del carboncillo y la armonía de la acuarela; la necesidad de memoria, a través del retrato vuelto a la vida; las ganas de trascendencia a través del color."

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Please reload

  • Facebook - Black Circle
  • Twitter - Black Circle
  • YouTube - Black Circle
  • Instagram - Black Circle

© GMZ - Todos los derechos reservados.
Las imágenes y contenidos publicados en este sitio no pueden ser reproducidas por ningún medio sin autorización.