Comodidad, funcionalidad y... ¿moda?


Amado por algunos, criticados por otros. El athleisure es una tendencia que lentamente se ha ido instalando como una opción válida y a la moda dentro del vestuario masculino. Puede que este concepto no lo hayas escuchado antes, pero sin duda que si te gusta seguir la moda por Internet, te tienes que haber cruzado con más de una imagen de algún famoso luciendo este estilo.


Si es la primera vez que lees sobre el concepto athleisure te debes estar preguntando qué significa esta extraña palabra que no tiene una traducción al español. Como buen diccionario de moda, partiremos definiendo este término. Esta palabra viene de la combinación de dos conceptos en inglés: Athletic (atlético) y Leisure (ocio). Para muchas personas que trabajan en esta industria, hablar de athleisure como término en sí mismo es ridículo y un sin sentido, ya que fusiona dos palabras que son completamente opuestas. Sin embargo, a estas alturas es una batalla perdida, ya que todos usan este concepto para referirse a la nueva forma de entender la estética deportiva.


Básicamente se trata de combinar vestuario deportivo con prendas clásicas que usarías en tu día a día. Es verse como que vas hacia el gimnasio, pero de una forma más sofisticada y elevada que te permita ir a un brunch o a una cita relajada. ¿Ya te imaginas por qué algunas personas no pueden entender que esto se haya convertido en tendencia? Hasta hace algunos años, si usabas ropa deportiva para salir a la calle (y no ibas camino al gimnasio precisamente) era sinónimo de mal gusto. A cuántos famosos no vimos pasar por la lista de los peores vestidos de la semana cuando tuvieron la mala suerte de que los fotografiaran saliendo del mall o en el supermercado luciendo su peor look de deportista.


Hoy día, en cambio, usar prendas pensadas para hacer ejercicio se ha convertido en una forma de verte cool y a la moda. Y si bien hay varios expertos y diseñadores que critican esta tendencia, debemos ser realistas: no hay nada más agradable que vestirse cómodos. Que el athleisure se haya instalado durante los últimos tres años (cuatro si consideramos que ya vimos en la semana de la moda primavera/verano 2018 que se mantiene) es un reflejo de lo que hoy buscan los hombres en nuestros tiempos actuales. Más que una tendencia, se ha convertido en un estilo de vida.



El desarrollo de nuevas telas de alta tecnología ha contribuido en el posicionamiento de este estilo de ropa deportivo. Tenemos tejidos que reducen la transpiración, que no necesitan planchado, a prueba de manchas y que además se adaptan bien al cuerpo mejorando la movilidad. Además, se ha agregado el elemento de moda al vestuario deportivo, incorporado siluetas que son cómodas y que se ven bien. Con todo esto, ¿quién podría querer volver a un vestuario más rígido y que para peor tiene cuidados complicados?


El athleisure no nació de la mente creativa de un grupo de "expertos" de la moda. Tampoco fue la propuesta vanguardista de un diseñador que se atrevió a mostrar ropa deportiva en un desfile importante. La influencia viene de la cultura urbana, que toma muchas prendas reservadas para hacer ejercicio y las transforman para el día a día, dándoles una vuelta más fashion. Ya hemos llegado a un punto en la evolución de esta tendencia en que nombres importantes en la industria de la moda lo han incorporado en sus colecciones, como Chanel y Versace. Las marcas fast fashion han hecho lo mismo, como la colección de hace algunas temporadas de H&M por Alexander Wang o Beyoncé para Topshop. Y obviamente las marcas de deporte por excelencia se han unido a diseñadores o artistas para desarrollar colecciones limitadas que mezclen la estética sport con lo fashion. Por nombrar algunos tenemos a Riccardo Tisci (Givenchy) y Oliver Rousteing (Balmain) para Nike; Rihanna para Puma; Jeremy Scott (Moschino), Rick Owen y Raf Simons para Adidas.


Me he referido mucho a la ropa para hacer ejercicio en los párrafos anteriores, aunque no podemos limitarnos solo a eso. Las prendas que tienen estética más deportiva, como las bomber jackets por ejemplo, o con detalles más sport como cierres o líneas al costado del pantalón, también se consideran como parte de este estilo. Lo que no podemos olvidar es que cuando hablamos de athleisure nos estamos refiriendo a una combinación entre lo que usarías para el gimnasio con prendas como un blazer, un abrigo, una camisa, jeans o chinos, es decir, prendas que pertenecen al ready-to-wear. La clave está en saber combinar y balancear las piezas que vas a usar para que no parezca que vienes de hacer deporte. Si vas a optar por incorporar esta tendencia en tu estilo personal, debes tener en cuenta que la idea es verse actualizado y sofisticado. Por ello, las prendas deportivas deben estar en perfecto estado, bien presentadas y cuidadas. Lo que no puedes dejar de tener en cuenta es que se trata de un estilo que es ideal para contextos más relajados. Si vas a un matrimonio o a una entrevista de trabajo, mejor quédate con el tradicional traje.


El también llamado sport luxe podría servirte para tu lugar de trabajo, aunque probablemente no en todos. Algunos tendrán la opción de usar un traje combinado con zapatillas deportivas. Si trabajas en un lugar que no tiene código de vestimenta estricto o bien eres un emprendedor, podrías ir un poco más allá combinando un polerón (sudadera) con un blazer clásico y camisa debajo.



Como mencioné al principio, esta tendencia no es aceptada en forma generalizada por todos los llamados expertos en moda. Para muchos, la ropa para hacer deportes debiese quedarse en ese contexto. Pero aun cuando no nos guste, tenemos que aceptar que hoy ya está muy masificada y probablemente la seguiremos viendo por algunas temporadas más. Finalmente, no hay nada que pueda ganarle a un look que aporte estilo, comodidad y funcionalidad. Con esto no quiero decir que vayas al baúl de los recuerdos y recicles ese pantalón de buzo pasado de moda que tienes guardado hace años sin usar o ese polerón (sudadera) que es dos tallas más grande, pero que guardaste con la excusa que "da igual, si lo voy a usar para ir al gimnasio". Si vas a optar por el athleisure, invierte en un par de piezas modernas que te sirvan para combinarlas con las prendas ready-to-wear que ya tengas en tu armario y desarrolla tu propia versión de esta tendencia.


  • Facebook - Black Circle
  • Twitter - Black Circle
  • YouTube - Black Circle
  • Instagram - Black Circle

© GMZ - Todos los derechos reservados.
Las imágenes y contenidos publicados en este sitio no pueden ser reproducidas por ningún medio sin autorización.