© GMZ - Todos los derechos reservados.
Las imágenes y contenidos publicados en este sitio no pueden ser reproducidas por ningún medio sin autorización.

 

Creatividad, arte y coctelería

 

 

 

“El barman es un artista y

la coctelería un arte que se

nutre de espíritu, aroma

y color”

(1º mandamiento del

decálogo del barman.

Fuente: elbartender.com)

 

  

 

 

Hoy la coctelería es para todos. Con instancias como los after office y los happy hour que se encuentran muy instalados en nuestra sociedad como espacios para juntarse y compartir, los consumidores han empezado a exigir nuevos productos. A nivel mundial los bares que han empezado a instalarse e incluso los que ya tienen una tradición de años, se han visto en la necesidad de incorporar a sus cartas nuevos tragos, muchas veces de creación propia. Si bien los clásicos siempre se mantienen (…qué es un bar sin un rico pisco sour, por ejemplo), hoy los tragos de autor toman cada vez más protagonismo. Porque la coctelería se ha transformado en una moda que toma más fuerza cada año.

 

David Díaz, embajador de World Class Bartender, indicó en una entrevista de junio de este año: “Todo está evolucionando y lo ves en las formas de consumo que están cambiando en el mundo entero”. (Fuente: elnuevodia.com)

 

Así las cosas, la profesión del bartender se ha ido profesionalizando cada vez más. Ya no basta con pararse atrás de la barra y preparar un par de recetas, sino que debe estar mucho más preparado y entrenado. El barman, como también se le denomina, se ha convertido en una figura imprescindible en los mejores bares del mundo, especialmente en nuestro tiempo en que las personas se atreven mucho más a probar nuevas mezclas y sabores, saliéndose de los tragos más tradicionales. Asimismo, los clientes quieren saber qué están tomando y los ingredientes que lleva. Algunos han llevado esa curiosidad un paso más adelante y quieren aprender a prepararlos.

 

“Un cóctel (del inglés cocktail) es una preparación a base de una mezcla de diferentes bebidas en diferentes proporciones, que contiene por lo general unos o más tipos de bebidas alcohólicas junto a otros ingredientes, generalmente jugos, frutas, salsas, miel, leche o crema, especias, etc. También son ingredientes comunes de los cócteles las bebidas carbónicas o refrescos sin alcohol, la soda y el agua tónica.

(…)

La coctelería es el estudio de la relación entre las bebidas, frutas, flores, hierbas, helados y cualquier otro ingrediente comestible que pueda ser transformado en líquido, por distintos métodos de preparación”. (Fuente: elbartender.com)

 

 

Es dentro de este contexto que nos reunimos con Jorge Aedo y Nicolás Yerkovic, dueños de Coctelería en Casa. Cada uno desde sus experiencias y habilidades crearon este emprendimiento que busca enseñar el arte de la coctelería a sus alumnos. “No es sólo repetir recetas, sino que la idea es que cada uno pueda tener las herramientas para preparar un cóctel con los ingredientes que tengan disponibles en sus casas”.

 

Sabiendo cómo funcionan las mezclas y teniendo los ingredientes necesario, es posible crear cualquier trago. Lo bonito de la coctelería es que nada está prohibido. Nadie te dice que un pisco sour de palta o un daiquiri de papaya están mal. En este sentido, la coctelería es muy similar a la cocina (para aquellos que tienen ese don de poder preparar un plato con lo que tienen en la despensa, por supuesto…).  “Nosotros partimos con este emprendimiento como una forma de acercar a la gente al mundo de la coctelería y en particular enseñarles cómo balancear las mezclas. Finalmente deseamos recuperar este arte que tiene que ver con la creación, que no es exclusivo de los barman”.

 

 

Sin embargo, para poder crear es necesario tener la capacidad de imaginar los sabores y desgraciadamente esa habilidad se ha ido perdiendo. “Eso es lo que queremos entregarle a la gente; que recuperen la capacidad de crear, de identificar sabores y aromas, de saber cómo va a quedar una mezcla antes de prepararla”. Estas mismas habilidades pueden ser usadas como clientes en un bar. Saber cuando un coctel está bien hecho porque quedó balanceado (aunque sea la primera vez que lo pruebas); o identificar la razón por la que un trago quedó malo. “Hoy día cuando van a un bar, generalmente los clientes dicen que un trago está “muy fuerte”, pero no saben por qué razón está malo. Solo saben que no les gusta. ¿Le falta limón? ¿Le falta azúcar?”.  Nuevamente volviendo al paralelo con la comida, es similar a poder identificar que un plato no te gusta porque la carne está muy cruda o que le faltó cocción al arroz.

 

 

Si bien la coctelería se ha convertido en una tendencia mundial, en Chile no hay lugares dónde aprender a crear. Hoy en día los cursos de coctelería están enfocados a los bartenders o en muchos casos solo se limitan a transmitir las recetas de los tragos que ya existen; el foco es poder jactarse de preparar “el mejor pisco sour” o “el mejor mojito”. Por su parte, pese a que algunos bares han intentando introducir una carta con más tragos de autor, porque los tradicionales también aburren, no hay mucho espacio para este mundo de mayor espontaneidad. “Queremos recuperar la capacidad de jugar y de experimentar cuando preparan un trago”.

 

“Buscamos poder devolverle a la gente esas herramientas para que puedan llevar a la mesa de su casa esos sabores que tienen en la cabeza y puedan darle un toque personal a sus tragos. Hay personas que dicen que no les gusta el tequila sunrise porque la base es tequila… pero tú puedes hacer uno con un sabor muy parecido con otros ingredientes”.

 

Nuestra sociedad actual ha entrado en un período de creación de cosas nuevas, un ciclo de novedades. De hecho, en otros países donde se encuentra más desarrollada la coctelería, vemos que el foco está puesto en la creación e innovación. Más aún, las grandes competencias de cocteles son de coctelería de autor, donde el desafío es crear tragos nuevos.

 

 

En Coctelería en Casa hacen clases particulares, talleres y eventos corporativos. Sus alumnos pueden ser personas con deseos de aprender desde cero o bien profesionales del rubro. “Queremos llegar a la mayor cantidad de personas posibles”. El valor agregado que tiene este curso es que se trata de un conocimiento que está más cerca del mixólogo que del bartender.

 

En noviembre realizarán el primer taller de creación de cocteles que se hará en la Casa de Oficios (para más información, click acá). La gracia que tiene es que es un taller pensado para introducir a los alumnos en el mundo de la creación, incluso si nunca antes han hecho un coctel. Van a pasar de no saber a haber creado su primer coctel de autor en la última clase. “Si este curso a la gente le gusta o quiere profundizar más sus conocimientos, iremos haciendo más talleres. Pero eso lo veremos más adelante”.

 

www.cocteleriaencasa.cl

Facebook: @cocteleriaencasa

Please reload

Please reload