Algunos hábitos que arruinan nuestra apariencia

Los hábitos de cuidado personal pueden ser buenos o malos, por ello en esta oportunidad haremos hincapié en lo que no debemos hacer en términos del cuidado de nuestra piel, rostro dieta, apariencia y ejercicio.


Cuidar nuestra apariencia es una de las cosas que siempre se debería tener en mente, por ello se tiene que evitar todo tipo de exceso y malos hábitos.



1 Usar cualquier tipo de producto en la cara

Muchos hombres desconocen la importancia que tiene el cuidado de la piel y utilizan cualquier loción o crema que esté a la mano, entiéndase por esto jabones o líquidos que en general pueden tener químicos fuertes y nocivos para la piel. Es preciso informarse respecto del tipo de piel que se tiene y cuál es la loción que más acomoda a ello (piel seca, grasa o mixta).


2 Beber demasiados diuréticos

Es conocido que debemos beber al menos ocho vasos de agua al día, sin embargo, pero beber demasiados diuréticos no le hace un favor a nuestra apariencia. ¿Qué entendemos por diuréticos? Diuréticos son todas las sustancias que nos obligan a orinar para botar líquido.


Sustancias que nos provocan eso son la cafeína y el alcohol, por mencionar algunas.

Si consideramos que nuestro cuerpo está compuesto en un 70% por agua, es necesario que siempre estemos hidratados y así funcionen bien nuestras células y tengamos una piel brillante y sana.


3 Afeitarse en seco

Si bien es cierto siempre se hacen bromas respecto al afeitado en seco, hay que considerar que el mayor de los problemas está en la irritación que se provoca en la piel, los posibles vellos encarnados y también erupciones cutáneas importantes. Si utilizamos crema de afeitar evitamos todos estos riesgos y además minimizamos la posibilidad de sufrir cortes.


4 Tocarse la cara

No hay problema en tocarse la cara cuando se va a lavar uno con alguna loción especial o un jabón específico, sin embargo, tocarse el rostro con las manos sucias, grasa de alimentos y bacterias es un problema. Cuando se hacen estas cosas se obstruye los poros y comienzan a aparecer los granos y la irritación. Por otra parte, cuando nos piñizcamos la cara tenemos que considerar esparcimos bacterias por nuestra cara innecesariamente.


5 Encorvarse

Encorvarse mientras se está de pie, se está mal sentado o simplemente al caminar es uno de aquellos hábitos que se deben cambiar a como dé lugar ¿Por qué? Porque se ha demostrado que no sólo hace daño al largo plazo, sino también en el aquí y ahora. Uno de los problemas inmediatos que acarrea el andar “encorvado” es el mal aspecto que generamos para quienes nos observan, y es que dentro del lenguaje corporal eso transmite falta de confianza y pereza ¿Queremos realmente mostrar esa imagen?


Cuando una persona camina con la espalda recta y con pasos alargados, confiere una imagen totalmente distinta a lo que comentamos en el párrafo anterior, y ello se debe principalmente a que los músculos se muestran más tensos y la figura mucho más estilizada.


6 Hacer ejercicio para poder comer más

Puede sonar increíble, pero lamentablemente es una realidad en muchas personas “hacer ejercicio para poder comer más” no es una idea ilusa en este artículo, sino algo que se palpa todos los días en la gente. Caminar durante 20 minutos todos los días llendo al trabajo no nos da pié para comer una hamburguesa más calórica, pues la ganancia o pérdida de peso no suma y resta como quien saca la cuenta del supermercado.


Intentar “engañarnos” pensando que si caminamos 20 minutos quemamos “x” calorías y con ello podemos permitirnos la licencia de comer una hamburguesa, por citar un ejemplo, no tiene ningún sentido pues el cuerpo no funciona de esta manera. Lamentablemente para quienes piensan así hay que decir la “dieta” es sólo la mitad de la carrera que se debe correr para alcanzar el peso ideal y la figura con que todos soñamos, por ello es preciso no ceder a los antojos y aprovechar cualquier ejercicio como método de control del peso y no como una licencia para comer más.


7 No beber demasiado

Como ocurre con todas las cosas, el alcohol tiene efectos al corto, mediano y largo plazo en la apariencia de las personas, por ello hay que controlar la ingesta del mismo. Aunque muchos no lo crean, tomar más de cinco vasos de alcohol en una misma noche hace que al día siguiente las líneas de expresión luzcan mucho más marcadas que antes, y eso es un privilegio que hoy nadie debe darse.


Los efectos del alcohol no acaban cuando la “borrachera” termina, pues la cantidad de calorías que se ingieren con cada trago es impresionante, sobre todo cuando se consumen varios en una misma oportunidad (fiesta) ¿Han escuchado de la panza de cerveza?

Finalmente, si se consume con regularidad el alcohol comienzan a aparecer marcas en la cara y la piel del cuerpo comenzará a demacrarse.



Fuente: bellomagazine.com

  • Facebook - Black Circle
  • Twitter - Black Circle
  • YouTube - Black Circle
  • Instagram - Black Circle

© GMZ - Todos los derechos reservados.
Las imágenes y contenidos publicados en este sitio no pueden ser reproducidas por ningún medio sin autorización.