• Admin

Lo que el invierno nos dejó

Lana, cotelé, seda y cachemira son telas clásicas de invierno y que invadieron las vitrinas esta temporada. A eso se sumaron los colores naranjo, blanco, negro, tonos pasteles y, por supuesto, los tierra con estilos tradicionales, barroco y sport tech. Acá un breve resumen de la temporada invierno 2017.

El hombre no se quedó atrás en la moda en la temporada de otoño-invierno, siendo los colores los grandes protagonistas. La paleta fue desde el blanco, crema, rosado, verde azulado, tonos de gris, negro, burdeos, rojo, azul, verde militar y beige. “No podían faltar el amarillo, naranjo, los colores pasteles y los tonos tierra, que fueron los encargados de protagonizar la moda masculina”, explica Lorena Mejía, Brand Manager de Topman Chile.

De todas maneras, los colores básicos y neutros, que siempre están presentes en todas las temporadas, van desde el negro pasando por el blanco hasta el gris en todas sus gamas.

Con respecto a las telas, el dobby (tejido habitualmente usado en las poleras polo) fue la gran apuesta de esta temporada. “Este concepto, se traduce como un cambio en la urdimbre del tejido que logra un efecto desigual en las telas. Si bien el color es uno solo, da un efecto de textura, que sigue siendo sobrio y elegante, pero no aburrido. Esto lo encontramos en camisas de vestir y sport. El escocés y el cotelé, que son clásicos de siempre, que no pasan de moda. El gris, camel, azul marino y burdeos son los colores que predominaron este invierno”, cuenta Francisca Cienfuegos, marketing manager de Brooks Brothers.

Mientras tanto, se hicieron presentes la mezcla de texturas en camisas o pantalones que incluyeron bordados o tramas, que lograron que los hombres dispongan de una propuesta distinta, además de las capas con acabados en estilo militar y botones dorados. “El denim es otro estilo que hay que destacar. Nunca pasa de moda y siempre será un excelente material para vestir en cualquier época del año”, cuenta Harold Michelsen, marketing manager de H&M.

Pantalones, sweaters y chaquetas en materiales como lana, lana elástica, cachemira y seda también se impusieron.

En cuanto a estilos, el barroco se impuso con una mezcla de soldados de Napoleón y los piratas del Caribe, con materiales como el terciopelo, la seda estampada y la gamuza, que cuentan con pequeñas aplicaciones al estilo de la casa de modas francesa, Balmain.

Otras tendencias fueron el sport tech, cut and sew, y stripe. “El primero es más deportivo y urbano, pero con un look fashion. La tendencia cut and sew está muy de moda y se trata de juntar diferentes prendas, con variados cortes y largos para que se mezclen entre sí, y las stripes son prendas listadas, que se vieron en chaquetas, bombers y otros”.


A eso se suma el estilo de los hombres londinenses de los años ‘60 con pantalones rectos y suéteres de cachemira con cuello alto. Además del clásico abrigo en lana tartán y los tonos blanco y negro.

El accesorio que se tomó el protagonismo en los hombres fueron los calcetines. “Para esta temporada se llevó mucho print de íconos, flores y diseños de rayas”, dice Paz Macera, gerente de diseño y producto de Monarch.


Ahora ya con un resumen de lo que fue la temporada de invierno, a disfrutar las tardes de calor y a seguir llenando de estilo y color este aburrido Santiago, a atreverse que se viene una primavera-verano increíble.

90 vistas
  • Facebook - Black Circle
  • Twitter - Black Circle
  • YouTube - Black Circle
  • Instagram - Black Circle

© GMZ - Todos los derechos reservados.
Las imágenes y contenidos publicados en este sitio no pueden ser reproducidas por ningún medio sin autorización.