Anthony Varrecchia, el zorro plateado al ataque.