Chuando Tan, cincuenta años no es nada.