Zapatillas de running: Moda vs Tecnología

Cuando vas a comprar tus zapatillas de entrenamiento, de seguro te confundes entre tantas opciones, formas, colores y especificaciones técnicas.



Todas las marcas deportivas han generado un sin fin de modelos para escoger las más adecuadas a tu nivel de experiencia o el tipo de deporte que practiques: no es lo mismo una zapatilla para el gimnasio que para hacer trekking, ni menos para jugar tenis o practicar running. Ahora bien, también podemos diferenciar entre las zapatillas hechas para hombres y mujeres.


¿Realmente tienen diferencias importantes más allá de la estética o es solo una estrategia de marketing y así segmentar al consumidor?



En efecto las zapatillas de running para mujeres y hombres son diferentes. Y esto se debe a que biológica y biomecánicamente no somos iguales, lo que genera distintas necesidades. 


Las diferencias en el calzado entre ambos géneros se han corroborado gracias a diversos estudios en miles de deportistas. Es importante saber que la cadera juega un rol fundamental y determinante en el tipo de pisada que la persona tenga, entendiendo que la mujer tiene una cadera más corta y ancha que el hombre, entonces el lineamiento de sus piernas es diferente al nuestro. De ahora en adelante veremos con más detalle en donde se encuentran estas especificaciones técnicas que nos diferencian en el calzado.


Si bien es cierto que los pies no distinguen del sexo, lo importante es saber si tienes pisada pronadora, neutra o supinadora. En general las mujeres tienen los pies más angostos y el empeine más elevado, y los hombres tenemos los pies más anchos y con el arco plantar menos acentuado.









Las zapatillas de running para mujeres son más flexibles, livianas, de horma estrecha, con el arco más elevado y el empeine más delgado.







Las zapatillas para hombres tienen mayor amortiguación o materiales más densos para absorber los impactos. Esto se debe a que los hombres pesamos más que las mujeres, producto de la composición corporal, pero eso no significa que correremos mejor, cuando tienes zapatillas con mucha amortiguación, asegúrate de correr con más zancadas por minuto, trabajar tu propiocepción (percepción de la postura de tu cuerpo en el entorno) y reducir el taloneo (es decir, que apoyas mucho y por mayor tiempo el talón en cada pisada, ya que aumenta el impacto que reciben tus tobillos y rodillas). 



Características importantes al momento de escoger tus nuevas compañeras de entrenamiento:


- La suela debe ser blanda, porque favorece la propiocepción y los movimientos naturales del pie. Mientras más rígida sea, más propenso estás a lesiones.

- Que no tengan exceso de amortiguación en el talón, es decir que haya poca diferencia entre la altura máxima del talón respecto de la punta de la zapatilla (drop).

- Deben ser livianas o de bajo peso (máximo 300 gr).

- La punta de la zapatilla debe ser ancha, en la medida que tus dedos queden cómodos y no presionados entre sí.


Actualmente, en la suela se emplea mayor tecnología que facilita y/o mejora la zancada, permitiendo que se aproveche al máximo la fuerza en cada paso, mediante el componente elástico.


¿Podríamos correr con zapatillas diseñadas para el sexo opuesto? Claro que si, lo importante es que te sientas cómodo, pues es el calzado el que debe adaptarse a tus pies y no al revés.

Por esto es tan relevante que probemos diferentes modelos de calzado, antes de comprar nuestras próximas zapatillas de running y que no nos dejemos llevar por las modas o el marketing.


¡Investiga, prueba y encuentra la zapatilla que mejor se adapta a tu pisada!


  • Facebook - Black Circle
  • Twitter - Black Circle
  • YouTube - Black Circle
  • Instagram - Black Circle

© GMZ - Todos los derechos reservados.
Las imágenes y contenidos publicados en este sitio no pueden ser reproducidas por ningún medio sin autorización.