Dejé la rasuradora y empecé a amar mi cuerpo peludo