La esperanza de vida de portadores de VIH aumenta a niveles casi normales

 

Un estudio reciente concluyó que los adultos jóvenes que siguen un tratamiento contra el VIH están viviendo mucho más que antes.

 

De hecho, si un joven de 20 años que inició su tratamiento para el VIH con antirretrovirales en 2008, o después, y logró tener una carga viral "indetectable" tras un año de tratamiento, tendrá una esperanza de vida cercana al promedio de la población, es decir, unos 78 años, informa el estudio publicado en The Lancet HIV y conducido por Adam Trickey, de la escuela de medicina de la Universidad de Bristol, Inglaterra.

 

Aunque, de todas formas, la esperanza de vida de las personas con VIH sigue siendo un poco menor en comparación a la de un no contagiado.

 

Trickey señala que esto es un gran avance que podría ayudar a reducir el estigma que enfrentan las personas con VIH a  la hora de buscar trabajo o contratar un seguro médico. Sin embargo, los autores hicieron un llamado concreto a aquellos que acaban de ser diagnosticados "inicien sus tratamientos a la brevedad posible y síganlo al pie de la letra".

 

El estudio ilustra el éxito y mejora que han tenido los tratamientos antirretrovirales que fueron introducidos en 1996, gracias a la adhesión de los pacientes a la terapia y la prevención de los problemas de salud asociados con la infección por VIH, lo que es fundamental para que extender la esperanza de vida de los diagnosticados con la enfermedad. No obstante, la ciencia necesita trabajar más para que los pacientes con VIH logren vivir lo mismo que la población general.

 

"La combinación de terapia antirretroviral se ha utilizado por más de 20 años, pero las drogas nuevas han reducido los efectos secundarios de los pacientes, quienes toman menos pastillas que son más exitosas en prevenir la replicación del virus, que a su vez son más efectivas frente a la resistencia del virus del VIH", señaló Trickey.

 

Los terapias modernas contra el VIH son muy efectivas y de bajo nivel de toxicidad. Pero debido a esto, es poco probable que la tasa de mortalidad en personas con VIH disminuya con el desarrollo de nuevas drogas a futuro.

 

El profesional comenta que el foco de atención debe estar puesto en que los pacientes se adhieran a la terapia antirretroviral. También es de vital importancia realizarse el test de ELISA regularmente para que la terapia comience oportunamente, al igual que el tratamiento contra otras infecciones que se desarrollan comúnmente como, por ejemplo, la hepatitis C. También es necesario que los gobiernos aumenten el alcance de tratamientos contra adicciones como el alcoholismo o las drogas.

 

La doctora Indrig Katz, investigadora de salud a nivel mundial, agregó a estas observaciones que la introducción de la combinación de terapia antirretroviral ha sido uno de los grandes triunfos de la medicina pública en los últimos 40 años. La terapia antirretroviral llevó a aumentar la tasa de sobrevivencia de personas que viven con VIH, lo que produjo una ganancia a nivel personal y social en todo el  mundo, gracias a mejoras en la potencia de su acción, la reducción de efectos secundarios y en la simplicidad del uso de pastillas.

 

A pesar de este progreso, Katz recalcó que si bien es muy poco, aún existe una disminución de la esperanza de vida entre personas VIH positivo y VIH negativo. "La preocupación es mayor en la población más vulnerable del mundo, la que incluye a personas que se inyectan drogas y habitantes de lugares con un bajo desarrollo económico, donde el acceso a la terapia antirretroviral temprana es limitada".

 

 

 

 

 

 

Please reload

  • Facebook - Black Circle
  • Twitter - Black Circle
  • YouTube - Black Circle
  • Instagram - Black Circle

© GMZ - Todos los derechos reservados.
Las imágenes y contenidos publicados en este sitio no pueden ser reproducidas por ningún medio sin autorización.