8 errores que están arruinando tu iPhone

¿Amas pero también odias a tu iPhone? Cambia estos hábitos y terminarás salvando la relación


Los smartphones han cambiado nuestras vidas por completo. Algunos dirán que para mejor, y otros todo lo contrario, lo que sí es un hecho es que sin duda han impactado nuestro comportamiento.


Cuando tu iPhone funciona bien todo es maravilloso, pero si no, nos vemos sumamente estresados y frustrados. Aquí te mostramos una lista de cosas que podrías estar haciendo mal con tu iPhone, y que están dañando tanto el rendimiento de tu equipo como tu paciencia.


1. Lo estás cargando mal


El cuidado de la batería es absolutamente crucial para el rendimiento de tu iPhone, y la mayoría de nosotros tiene o ha tenido un problema con ella en algún momento. Imagina la batería del iPhone como si fuera el tanque de gasolina de tu automóvil; nunca se puede llenar más allá del 100%, ni tampoco consumir el combustible por completo.



Si dejas tu iPhone cargándose mientras duermes, terminarás arruinando la batería y harás que los sensores piensen que la carga de ésta es alta o baja de forma errónea. Lo mejor que puedes hacer es cargar tu iPhone hasta el 99% y luego desconectarlo. Cuando la batería llega al 5% es el momento de cargar tu iPhone nuevamente.


Una de las peores cosas que puedes hacer durante tu rutina diaria es mantener tu iPhone conectado al cargador si éste se encuentra con el nivel de batería en rangos medios, algo que, por supuesto, todos hacemos por miedo a que se descargue. Si estás usando tu iPhone como mapa mientras manejas, es prácticamente imposible no rendirse a la necesidad de conectarlo, pero ¡no lo hagas!



Si sigues conectando y desconectado tu iPhone al cargador con la batería a medias, arruinarás el sensor de tu batería, lo que significa que en cierto punto tu batería indicará que está al 100%, cuando en realidad está al 60%. Esto es muy, muy molesto. Sobre todo cuando estás emocionado con una llamada por Facetime y tu teléfono muere con la batería al 35%.


2. No estás revisando el informe del tiempo


A estas alturas todos sabemos que no debemos utilizar el iPhone en exteriores cuando está lloviendo, pero utilizarlo en ambientes extremadamente fríos o cálidos, también tiene caras consecuencias.

Siempre existe el riesgo que tu iPhone se resbale de tus manos y se moje al caer cuando está lloviendo, lo que provocará daño en el equipo por el agua que penetra en el hardware. Puede que no ocurra de inmediato, pero con el pasar de los días no solo el internet se pondrá más lento. También se pondrá lento el iPhone en sí.


Esto, porque sus piezas y bits están fallando por la humedad absorbida al ser manipulado en el frío o húmedo ambiente exterior. La misma teoría aplica con las temperaturas muy altas, solo que en esta ocasión tu iPhone se calentará con el contacto directo al sol o la exposición a fuentes de calor.


Si tu equipo se sobrecalienta, su sistema de alerta lo hará protegerse y se apagará de forma automática, afortunadamente ya no llegarás a ese extremo si eres sabio. Pero si persistes en ignorar las condiciones ambientes, esperamos que recibas un golpe de suerte y tu iPhone siga funcionando bien, aunque es muy poco probable.


3. No limpias tu iPhone como es debido

Paremos un momento aquí y pensemos en los lugares donde utilizamos nuestros teléfonos. Nos ponemos a whatsappear mientras comimos galletas en el sillón, o en el baño...haciendo cosas que se hacen en el baño. Ahora piensa en todos los otros lugares donde transita tu iPhone: mesas de restaurantes, casas de amigos, el piso de la oficina cuando se nos cae, posavasos del auto, bolsillos de unos jeans que no se han lavado desde el año pasado, y muchos más.

Junto a esto, los smartphones funcionan a través del contacto con nuestras manos, las que están todo el tiempo cubiertas de gérmenes, creando así una prolífica fuente de bacterias. Y no, refregar tu teléfono con la manga de tu camisa no hará que te liberes de esta suciedad.


Para solucionar este problema invierte en una tela limpiadora de microfibra, son muy baratas y no solo la pantalla de tu iPhone se verá como nueva (a excepción de rayaduras), sino que además te ayudará a barrer y matar esos gérmenes y bacterias que se asentaron en la pantalla de tu iPhone, la que constantemente acercas a tu rostro. Nadie debería tener un contacto tan cercano con la suciedad arrastrada desde el baño. Nunca.


4. Accesorios alternativos

Apple golpea fuerte los bolsillos de sus consumidores a la hora de lanzar sus nuevos productos. Ya sea con los nuevos cargadores que incorporaron hace un par de años, o con la desactualización de modelos anteriores de iPhone, con el lanzamiento de cada nuevo sistemas operativo iOS. No queda otra opción que seguir desembolsando dinero para aquellos que son fieles a la compañía de Steve Jobs y quieren mantenerse actualizados.

El peor pecado que puedes cometer es cuando tratas de ahorrar dinero a la hora de reemplazar el cargador y compras uno alternativo. Estos dispositivos pueden dañar seriamente tu teléfono. Es como conectarlo con un virus: el rendimiento de tu teléfono podría empezar a fallar, como si estuviera infectado. Luego se apaga repentinamente, o abre aplicaciones en las que no clickeaste, o te dice que le queda más batería de la real, y así la lista suma y sigue.


Hubo un tiempo en que Apple reemplazaba sus cargadores originales con descuentos, pero desafortunadamente ese programa ya no existe. Así que se cuidadoso con tu cargador, especialmente con el cable cuyo recubrimiento tiende a romperse; así que transportalo dentro de un estuche. Pareciera que estás ahorrando mucho dinero al comprar un cargador alternativo, pero podrías terminar gastando mucho más si un producto de mala calidad arruina tu equipo.

5. Estás siempre conectado

Entendemos que el uso de conexiones WiFi y Bluetooth son parte cotidiana de la vida urbana en el siglo XXI, pero también son la razón por las que tu iPhone está sin batería a la hora del almuerzo.

Es una locura el cómo el WiFi está presente en cada bar, restaurant, bus, e incluso algunos taxis. Dicho esto, solo porque esté disponible en todos lados no significa que debas estar siempre conectado. La próxima vez que te encuentres con un viejo amigo en un bar, deja de lado tu iPhone y no le preguntes al mesero la clave del WiFi del local.

En cuanto al Bluetooth, pareciera que en la actualidad todos los dispositivos electrónicos lo traen incorporado. Y puede ser algo grandioso. Pero tiene su punto negativo. El uso del Bluetooth implica un enorme gasto de batería, especialmente cuando no lo necesitas y se te olvida desconectarlo. Incluso hay pelotas de fútbol que traen incorporado el Bluetooth para medir las variables de pateo (un gran ejemplo que no necesitamos utilizar todas las funciones que la tecnología nos ofrece en todo momento). Claro, si estás haciendo deporte y quieres medir tu evolución puedes habilitar el Bluetooth, pero si no necesitas conexión por WiFi o Bluetooth para vivir en el mundo real, debes desconectarlos.


Al hacer lo anterior, no sufrirás por quedarte sin batería justo en el momento que tenías que hacer una llamada. Te puede parecer extraño, pero lo agradecerás cuando tengas la batería al 40% a las 7 de la tarde.


6. Permites que tu teléfono te moleste demasiado

¿Has tenido que lidiar con ese amigo molesto que insiste y insiste si no le respondes? Constantes llamadas, mensajes por WhatsApp, y siempre haciendo planes en tu nombre y hablándote de cosas que no te interesan. Bienvenido al mundo de las notificaciones push del sistema operativo iOS10.

Por alguna razón con este tipo de funciones, la tecnología decidió que era una buena idea avisarnos absolutamente todo, aunque no nos interese. Todos hemos sido bombardeados con mensajes avisándonos que un amigo está transmitiendo en vivo por primera vez, que un nuevo restaurant abrió en un mall que nos queda a 5 comunas de distancia, o que una app que no abres desde 2015 tiene nuevas funciones que jamás utilizaremos.


Ten cuidado cuando descargas una app, ésta de seguro conlleva a aceptar notificaciones push. Serán tan molestosas como hacerse un tratamiento de conductos, y de paso secará la batería de tu teléfono, al igual que tu paciencia.

7. No tienes conciencia de lo caro que te costó tu iPhone

Cuando vemos una revista y aparecen famosos de Hollywood caminando en la calle, todos tienen algo en común: en una mano un vaso del Starbucks y en la otra un iPhone (o, si están realmente locos, ambas cosas en una mano).


Para nuestra mala suerte, no somos celebridades de primer nivel, ni tenemos sus cuentas corrientes. Si a ellos se les cae el teléfono no tienen problemas en adquirir un nuevo iPhone. Si a nosotros, mortales comunes y corrientes, se nos cae el iPhone contra la vereda, tenemos que alimentarnos con sopas Maruchán por seis semanas para compensar el costo de un equipo nuevo. O peor aún, tenemos que usar nuestro teléfono con la pantalla quebrada hasta tener el presupuesto para reemplazarlo, dejando pequeños trozos de vidrio por todas partes.


Lleva siempre tu iPhone en un bolsillo delantero de tu pantalón al caminar, para no exponerte a riesgos de caídas o robos. Todos estamos vulnerables a ellos cuando transitamos en la calle. Llevar tu iPhone en el bolsillo puede ser incómodo a veces, pero no es tan malo como el momento en que cae de cara al suelo en cámara lenta, y no puedes hacer nada para evitar su golpe contra el pavimento. Otro tip: anda a una tienda de accesorios de celulares y ponle una funda o al menos una lámina protectora.

8. Te pones ansioso por el último modelo

Aunque lo niegues, en tu interior sabes que anhelas tener el último modelo de iPhone apenas sale a la venta. Esta mentalidad es simplemente consumismo en su nivel más básico. Un logro del marketing neoliberal. Admiramos los vehículos del año, los televisores con tecnología de vanguardia, y por supuesto, el último iPhone que Apple lanzó al mercado.

Para ser el primero de sus conocidos, muchas personas hacen una fila por horas para obtener la última versión del iPhone en el mismo día de su lanzamiento, y también son los primeros en cambiar el iOS cuando se lanza una actualización del software. Pero no saben las consecuencias que esto tendrá en el funcionamiento del iPhone.


¿Alguna vez has actualizado el iPhone para darte cuenta que su rendimiento en comparación a lo que tenías es un desastre y que se apaga cada dos horas? Un consejo esencial esperar unas semanas para ver qué dicen las redes sociales y los medios de comunicación sobre el funcionamiento del nuevo equipo o software y así te ahorrarás los dolores de cabeza. Los ansiosos se apuran y luego se arrepienten.

  • Facebook - Black Circle
  • Twitter - Black Circle
  • YouTube - Black Circle
  • Instagram - Black Circle

© GMZ - Todos los derechos reservados.
Las imágenes y contenidos publicados en este sitio no pueden ser reproducidas por ningún medio sin autorización.