La obsesión de David Beckham por ser un caballero.