INFORMACION

 

Publicidad
Contáctanos

Conoce al equipo

Guys Magazine

© GMZ - Todos los derechos reservados.
Las imágenes y contenidos publicados en este sitio no pueden ser reproducidas por ningún medio sin autorización.

 

@2016 Patricio Junemann

Rosácea y afeitado

 

 

 

La rosácea es una alteración inflamatoria crónica de la piel la cual se manifiesta en un eritema (enrojecimiento) en distintos grados observándose en estados avanzados, pápulas y pústulas, debiendo ser manejado farmacológicamente por dermatólogos.

 

Los signos primarios de rosácea se observan por lo general pieles sensibles  con tendencia a las rojeces, en episodios (cambios de temperatura, alcohol) o permanentes acompañado, en ocasiones, de sensación de ardor.

 

Al tratarse de una piel hipersensible, debemos evitar cualquier tipo de producto que pueda irritar, por en empeorar la condición. Lociones pre shaving y post que contengan alcohol, mentol, etc podrían generar un aumento de los síntomas, es por eso que es aconsejable el uso de productos para pieles ultra sensibles y productos dermatológicos enfocados a la disminución de la vasodilatación.

 

Rasurarse genera un efecto de “Peeling” en la piel, ya que las hojas no solo cortan el pelo si no que al mismo tiempo sacan capas de estrato corneo (capas superficiales de esta) generando mayor irritación y agravando los síntomas. Es aconsejable utilizar otro medio de afeitado, como afeitadora eléctrica o finalmente existe la opción de recurrir a la depilación laser.

 

 

 

La rosácea es una afección crónica, pero puede tratarse en el tiempo para evitar que empeore el cuadro.  La fototerapia es un tratamiento efectivo mediante el cual una luz (IPL) genera una disminución del calibre y numero de capilares, evitando que se ensanchen, aumentando los signos y síntomas de la rosácea.

 

 

 

Please reload

Please reload