INFORMACION

 

Publicidad
Contáctanos

Conoce al equipo

Guys Magazine

© GMZ - Todos los derechos reservados.
Las imágenes y contenidos publicados en este sitio no pueden ser reproducidas por ningún medio sin autorización.

 

@2016 Patricio Junemann

#NiUnoMás, llego el momento de ser hombres.

 

Fue hace muchos años, son de esos recuerdo que te quedan para siempre en la memoria, para ponerlos en contexto, mi madre fue una rompe huevos de primera, sin ánimo de ofender, pero era una mujer que con su inteligencia, y sus humor irónico podía sacar de quicio a cualquiera, y eso incluía a mi papá, fue en una de esas enrostradas del pasado que vi una reacción en el que no conocía hasta ese momento, le levanto la mano a mi mamá, luego cerro el puño, bajo el brazo y se dio media vuelta, fue una situación muy extraña, pero no podía dejar de preguntarle que paso, ¿que lo hizo reaccionar así?.

 

 

Fui hasta donde él y su respuesta fue muy simple: “Un hombre jamás debe tocar a una mujer, la fuerza del hombre y de la mujer no son iguales, es una pelea injusta y es de maricones pelear en desigualdad”.

 

 

El resto de la respuesta incluía una descripción de lo que le haría si mi madre fuera otro hombre, pero no era el caso, y como muchos dicen "te salvaste por ser mujer", es que si fuera hombre, distintas serían las cosas. Así fui criado yo, con el Valor de que a la mujer no se le toca, porque es de maricones, y mi descendencia fue criada bajo ese mismo valor, la primera vez que mi sobrino le dio un “golpe de hombre” a mi sobrina, la casa se vino abajo, y el con quizás cuatro años entendió como se trata a una mujer, y hoy con ocho es un pequeño caballero.

 

En un análisis reciente hecho por la OMS, la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres y el Consejo de Investigaciones Médicas,

 

“basado en los datos de más de 80 países, el 35% de las mujeres han sufrido violencia física o sexual por parte de su pareja o violencia sexual por terceros. La mayor parte de esta violencia corresponde a la ejercida por la pareja. A nivel mundial, cerca de un tercio (30%) de las mujeres que han tenido una relación de pareja han sufrido violencia física y/o sexual por parte de su pareja. En algunas regiones la cifra es mucho mayor. Un 38% de los asesinatos de mujeres que se producen en el mundo son cometidos por su pareja”.

 

Las estimaciones más precisas de la prevalencia de la violencia de pareja y la violencia sexual en entornos sin conflictos son las proporcionadas por encuestas poblacionales basadas en el testimonio de las víctimas. En el primer Estudio multipaís de la OMS sobre salud de la mujer y la violencia doméstica, realizado en 2005 en 10 países, en su mayoría de renta media y baja, de mujeres entre 15 y 49 años se observó:

  • entre el 15% de ellas en el Japón y el 71% en Etiopía referían haber sufrido a lo largo de su vida violencia física o sexual perpetrada por su pareja;

 

  • entre un 0,3% y un 11,5% referían haber sufrido violencia sexual perpetrada por alguien que no era su pareja después de cumplidos 15 años;

 

  • la primera experiencia sexual había sido forzada en muchos casos (17% de las mujeres en la Tanzania rural, 24% en el Perú rural y 30% en zonas rurales de Bangladesh indicaron que su primera experiencia sexual había sido forzada).

 

En estos días llega a nosotros la campaña #NiUnaMenos como un llamado desesperados ante estos números, y aunque son ellas las victimas en todo esto creo que se merece la misma campaña el agresor que nunca se nombra , porque acá el que comete el error es el hombre, un hombre al que tal vez nunca le toco el castigo de su vida por golpear a su hermana, o por ver como ejemplo a alguien que no golpearía jamás a una mujer, yo propongo un #NiUnoMás, por que el problema también es de nosotros como género, y tenemos que hacernos cargo por aquellos hombres que golpean mujeres, a los que las asesinan, a los que comenten crímenes premeditados, y en ningún momento se detienen a pensar que es a la madre de sus hijos, y por consecuencia está dejándolos solos y con una traumática experiencia de vida, además lo difícil que les hace el camino a sus hijos con algo así.

 

Creo en # NiUnoMás como un acto de todo el género masculino en señal de disculpas por lo que algunos de nosotros podemos llegar a hacer contra un mujer, como una ofrenda de disculpas a ustedes, nuestras madres, hermanas, sobrinas, y a todas esas mujeres que alegran nuestra vida, pero también como un acto de protección para ustedes, para que nunca más soporten que un hombre siquiera les grite, y que seamos nosotros quienes salgan en su defensa y no al revés.

 

Hoy dejo esto como recordatorio, de que somos hombres, y eso nunca se nos debe olvidar.

 

 

 

Please reload

Please reload