Gays en Chile, 500 años de historia.

Érase una vez en otro Chile.

Fue hace poco, en una reunión familiar, se celebraba algo importante y había mucha gente. Siempre me consideré un relegado por mi familia, pero esta vez fue diferente.


Toda una generación de mi familia tenía entre veinte y treinta años, casi mis contemporáneos. De ellos recibí algo muy diferente a lo que me entrega el resto de mi familia, casi podría decir que tenían ganas de escucharme y saber de mi vida, e hizo darme cuenta que las nuevas generaciones no tienen los prejuicios que tenían su padres y abuelos.


Pero también me hizo pensar en la historia que se vivió a lo largo de muchos años, para que hoy tengamos el juego a nuestro favor, para empezar nuestra historia tendríamos que retroceder 496 años de historia registrada.


En el principio de nuestra historia, para los mapuches, la sexualidad era igualitaria entre hombres y mujeres, por lo que un hombre afeminado no perdía ningún privilegio, poder o estatus, simplemente porque ser hombre no era distinto de ser mujer, es más, los machis antiguamente eran en su mayoría hombres, adornados y vestidos con elementos de características femeninas, puesto que el poder espiritual estaba asociado a dicho género. Luego de 300 años viviendo de esa manera, fueron los conquistadores españoles los que llegaron con la idea de la homosexualidad e intentaron comprender las actitudes de los machis desde su perspectiva completamente diferente a la mapuche. Los católicos no vieron con buenos ojos esta situación y los machis fueron reemplazados en su mayoría por mujeres.


Pero la historia como siempre se cuenta de ambos lados, por la alta presencia de hombres españoles en la Capitanía General de Chile producto del conflicto armado con los mapuches, y la mayor permisividad sexual otorgada, se fomentaban las relaciones sexuales entre hombres, que una vez descubiertas eran castigadas severamente. Durante todo el siglo XIX Chile mantuvo prácticamente invariable su rechazo hacia la homosexualidad, pero una nueva nación cambió la forma en que se abordaba la temática.



Como forma de marcar una diferencia con el pasado colonial, el país recién constituido comenzó un proceso de modernización ideológica, pasando de una visión eminentemente religiosa a una de carácter científica. Así, la homosexualidad que antes era un pecado, comenzó a ser considerada una enfermedad. A esta visión se sumó la idealización de los roles de hombres y mujeres en la sociedad, donde la virilidad se constituía como una virtud masculina que atravesaba y unificaba a las diversas clases sociales, mientras que las conductas homosexuales o afeminadas atentaban contra dicho principio.



Las conductas homosexuales fueron tipificadas como crimen bajo el término inespecífico de “sodomía”. La comunidad médica chilena consideraba la homosexualidad como una “aberración” y estaba al tanto de los estudios realizados a nivel internacional sobre el tema, aunque no le prestó gran importancia y la relacionó principalmente con la masturbación.


Dentro de los casos de sodomía durante el siglo XIX, destaca el de dos marineros de la corbeta Esmeralda en 1873, el guardiamarina segundo Carlos Eledna y el marinero José Mercedes Casanga fueron sorprendidos durmiendo semidesnudos, tras lo que se les acusó de sodomía. Ante los hechos, se realizó un juicio sumario, siendo el capitán Arturo Prat Chacón parte del jurado abordo, quien seis años después sería protagonista del combate naval de Iquique a bordo de la misma nave. Así pasaron casi cien años en que nos ocultamos del resto del mundo, por miedo al repudio social.


Corría el año 1954 cuando fue legalmente prohibido y, en principio, no estaba claro cómo se perseguiría a los ‘sodomitas’, hasta el primer gobierno del presidente Carlos Ibáñez del Campo y la promulgación de la “Ley de Estados Antisociales” de 1954 que instauró la persecución legal de homosexuales, vagabundos, mendigos y locos.

La Dictadura.

La mano dura llegó con más fuerza con el toque de queda instaurado en el golpe de Estado de 1973 que restringió la vida bohemia. La noche, que hasta ese momento también pertenecía a la comunidad homosexual, se acabó abruptamente dejándolos sumidos en la clandestinidad, bajo vigilancia militar.


En centros nocturnos como el Pub Le Trianon, es donde se contarán las historias verídicas. Es el caso de Candy Dubois, la primera transexual de Latinoamérica, que cantaba canciones de Brenda Lee y fue apodada “La Sarita Montiel Chilena” por sus parecido con la diva. En ese contexto, se hicieron cotidianas las redadas en bares y diferentes locales nocturnos donde se reunían gays, travestis y transexuales. Esa persecución dejó un lóbrego saldo de detenidos y torturados.



Además, a parte de las dificultades que debieron enfrentar con la justicia, las reuniones de la población homosexual quedaron sumidas y limitadas a escasos locales nocturnos que hoy son considerados ‘lugares míticos’, iconos que llevan a recordar la dureza de aquel tiempo: 222, Fausto, y Quasar.


Estos lugares se constituían como el lugar de encuentro del fin de semana y como la única oportunidad para la socialización entre jóvenes de manera libre. Según el autor del libro “Bandera hueca, historia del movimiento homosexual chileno”, Víctor Hugo Robles:


“La Fausto es parte de nuestra cultura, donde se juntaban las pobres con las ricas y jugábamos a ser todas iguales”.

Uno de los lugares característicos de los años ochenta era el Cerro Santa Lucía y el Paseo Ahumada, eran espacios de ligue principalmente. En importancia le sigue la Plaza de Armas, que era un lugar de encuentro, y también donde se realizó la primera protesta travesti, como el primer grito de libertad el 22 de abril de 1973.


Luego llegó la transición a la democracia, las fiestas Spandex ya habían comenzado a fines de los 80, y algunos chilenos se tomaban la homosexualidad como algo normal.

El Destape.

En los años noventa la anfitriona de Quasar, toma la decisión de cambiar de lugar de trabajo. La mítica Francis Françoise se parará por primera vez en el escenario de Bunker Espectáculos. El centro nocturno y Francis forman una dupla imparable, icono de una generación completa, donde estaban los faranduleros de la época. Lugar donde tenían “El mejor show de Latinoamérica”, con una puesta en escena que muchas veces nos dejó impresionados, show animado durante quince años por la madre de todas las transformistas de hoy. Un lugar que resaltaba en la noche santiaguina, y que todo el mundo quería conocer, si hasta con mi tío y su esposa me tope alguna vez en la pista de baile.



“Francis Françoise" es el nombre artístico de Mauricio Zenteno, quien a los 19 años comenzó a presentar sus performances en diversos recintos nocturnos de la capital. Y en tiempos de dictadura fue perseguido, pero nunca claudicó.


"Siempre nos detenían, pero el amor a nuestro trabajo y al profesionalismo, nos hacía volver a insistir. Y ahora enfrento este nuevo trabajo con mucho orgullo y muchas ganas”.


Con una larga trayectoria en el ambiente del transformismo nacional, realizando show en diversos centros nocturnos, además de abrir caminos para el mundo del transformismo local, amplió la visión respecto al lado artístico de su trabajo.



La mayor parte de las disposiciones que penalizaban la sodomía fueron derogadas en 1998, pero los lugares de diversión, y marchas quedarán en la historia como una parte del pueblo que exigió sus derechos, como tantos otros a lo largo de la historia, constituyéndose en un patrimonio que muy pocos conocen.

Los Cambios.

En el año 2012, Daniel Zamudio Vera es atacado y torturado en el Parque San Borja de Santiago por un grupo de jóvenes neonazis que, tras varias horas de golpiza, le provocaron heridas que semanas más tarde terminaron con su vida.


Convertido en símbolo contra la violencia homofóbica, causó conmoción en la sociedad chilena y abrió el debate sobre la homofobia en el país, y la falta de una ley antidiscriminación relacionada con este tipo de crímenes y otros, la que luego de su muerte fue finalmente aprobada después de años de tramitación parlamentaria. En el año 2012 además los padres y amigos del fallecido joven crearon la Fundación Daniel Zamudio, la que tiene por objetivo el combatir a la homofobia en todos los frentes posibles.


Años antes ingresó como proyecto de ley en 2010 el AUC al parlamento, buscando regular la relación que mantienen las parejas que viven juntas de manera permanente, pero que no desean contraer matrimonio. Lo destacado de la iniciativa era que dos personas de cualquier sexo podían suscribir el acuerdo, es decir, pueden establecer el lazo tanto parejas heterosexuales como homosexuales.


Otro punto importante es que por medio de esta legislación, el Estado de Chile reconocerá los matrimonios igualitarios suscritos en el extranjero, los que en nuestro país tendrán la condición de "convivientes".



La ley aprobada indica que “podrá el juez, en el caso de inhabilidad física o moral de ambos padres, confiar el cuidado personal de los hijos a otra persona o personas competentes, velando primordialmente por el interés superior del niño (…) En la elección de estas personas se preferirá a los consanguíneos más próximos y, en especial, a los ascendientes, al cónyuge o al conviviente civil del padre o madre, según corresponda”.


Si uno de los convivientes muere, el sobreviviente será el heredero legítimo de los bienes del otro, por lo que la sucesión funcionará de igual forma a como ocurre con los matrimonios en la actualidad. Además, los convivientes podrán ser carga del otro en su Isapre o Fonasa, de igual forma a como ocurre en un matrimonio.

El día después de mañana.

Parece que después de tanta vuelta regresamos a 1520, hoy mundialmente la homosexualidad dejó de ser un tema tabú, y detenciones serian ilógicas. Hoy poseemos un mercado que mueve millones, y “salir del closet” ya casi no existe, porque naces fuera de él, es que ya no hay nada malo en eso. Santiago hoy es considerado a nivel Latinoamericano como lugar Gay Friendly, para el turismo, se nos considera un país evolucionado y con los temas claros, esta es la lucha que comenzó hace tantos años, y que hoy nos declara un lugar amigable para la población homosexual.



Hace un tiempo atrás viajé lejos por temas de estudio, y conocí un lugar lleno de diversidad, y soñé por cinco años que Chile algún día fuera un lugar así, para volver y estar con los míos tal cual soy. Hoy después de tanto tiempo vuelvo a vivir en un Santiago nuevo, sin miedo y con la libertad de contraer matrimonio, con transformistas excelentes en el Prime de grandes canales, y con Florencia de la V haciendo un programa maravilloso al medio día en Argentina. Hoy creo que somos la nueva generación, la que tendrá el poder de determinar en qué tipo de país queremos vivir. Yo elegí amar. Me pasó por primera vez en mi vida con un hombre. Soy feliz; tengo una familia enorme a la que amo, y agradezco el país en el que vivo. Tal vez como dicen por ahí: “Nos agrandaron la jaula”, pero un día la jaula será tan grande que no tendrá limites, todo se logra paso a paso, y después de 496 años de lucha creo que un par más no serán problema.


  • Facebook - Black Circle
  • Twitter - Black Circle
  • YouTube - Black Circle
  • Instagram - Black Circle

© GMZ - Todos los derechos reservados.
Las imágenes y contenidos publicados en este sitio no pueden ser reproducidas por ningún medio sin autorización.