Historias del antro: El Christian Grey de los pobres.

September 8, 2016

 

Meses atrás estaba pasando por un período de soledad y búsqueda interior; la parranda, el alcohol y el besar hombres en las fiestas eran el bálsamo que me permitía vivir cada fin de semana. Esta historia sucedió durante ese tiempo de soltería autoimpuesta, donde sentía que era mi momento para ir y conocer a cuanto señor soltero se cruzara en mi camino.

 

Una de esas noches en un antro de Bellavista, bailando, bebiendo, pasando un buen rato con los amigos, no sé cómo —en serio, no sé cómo— me encontré bailando con un desconocido. No, no era ni tan guapo, ni tan cool, pero bailaba decentemente y se veía como un hombre amable y educado. Poco sabía yo que estaba por cometer un grave error y que me haría pasar varios malos ratos. Comenzamos a bailar y nos dijimos nuestros nombres, me gustaría decir “al finalizar la noche nos besamos” pero no, no pasó ni una canción y ya nos estábamos besuqueando. Terminó la fiesta y llegó el momento de despedirse, me pidió mi número de teléfono y debido a mi política de “¡Hey! podría ser el amor de tu vida”, se lo di, total ¿Qué tenía que perder?. 

 

Pasaron los días y comenzó a enviarme mensajes, todo parecía normal, él hacía preguntas, yo respondía, me hacia cumplidos, yo reía, me preguntaba donde estaba… a cada rato… y yo me comenzaba a preocupar. Su avidez de saberlo todo me parecía un poco ahogante y me recordaba peligrosamente a mis relaciones anteriores. Un día no pude evitarlo y tuve que decir,

— Eres bastante celoso y controlador al parecer— a lo que él sin ningún atisbo de vergüenza me dijo,

—Celoso no, controlador si.—

Y mientras mi estómago se apretaba, el seguía.

— Pero sabiendo dónde estás, con quién estás y qué estás haciendo no me hago problema, solo me gusta dominar—

—Es broma, ¿cierto?— respondí esperanzado.

—No, de hecho no me habían salido rebeldes como tú, pero sé que pronto, te voy a dominar—

No podía creerlo, era como un diálogo mal hecho sacado de una película para señoras. Y aquí es donde mi error comienza, porque señores, si se encuentran con un ser como éste, el cual está claramente desequilibrado, no se demore y bloquéelo de todas sus redes sociales, no se moleste en continuar la conversación.

—La verdad creo que no estoy interesado en algo así— intenté zafarme amablemente.

—No te preocupes, con el tiempo te acostumbrarás, te haré cambiar de opinión— dijo.

— Esto es broma… ¿Dónde está la cámara?— pregunté, tratando de darle algo de humor al asunto, pero no era una broma. Luego de esto nos enfrascamos en una conversación eterna, en la que me fue imposible hacerle entender que no estaba interesado en salir con él, luego de haber conocido este lado que sencillamente no me acomodaba.

—Pucha, la verdad es que no creo que seamos muy compatibles y prefiero dejarlo hasta acá, pero buena onda— intenté concluir de forma amable.

—Me parece muy básico de tu parte que no vayas a salir conmigo por eso, ¡¿por qué no me dices la verdad, que te gusta otro?!— dijo alterado, mientras yo me sentía un poco fuera de mi cuerpo, sin entender mucho que pasaba.

— No seas ridículo, y creo que ya me convencí que es mejor que no salgamos, dónde se ha visto…— dije, intentando dar por terminada una conversación que ya era demasiado larga, considerando que nuestra única interacción previa había sido en la disco. Y fue aquí cuando todo tomó un giro inesperado, porque las personas desequilibradas harán todo lo posible por conseguir lo que quieren, por ridículo que sea.

—Pero oye, no, dame una oportunidad, si quieres sal con otros, puedo ser tu comodín cuando no tengas a nadie más—dijo, provocando en mi un horrible sentimiento de deja vú. Era igual a mi ex, haría lo que fuera con tal de conseguir lo que quería, usaría la manipulación, el enojo, la pena o lo que fuera necesario para salirse con la suya.

—Por favor, aléjate— dije, el miedo de siquiera estar cerca de alguien que me recordara a mi pasado era demasiado grande, además ya se me había acabado la paciencia.

—No puedo, si quieres que me aleje, hazlo tú—

¡Qué dura la cola!, ¿cómo tanto desequilibrio?, me seguía sorprendiendo su insistencia, ya que frente a esta situación cualquier otro se hubiese retirado dignamente. Por un momento pensé que estaba hechizado por mis encantos, luego me mire al espejo y recordé que no soy tan lindo, que nos conocíamos poco y que la razón de su obsesión solo podía residir en su propia sicosis.  Ahí fue cuando recordé a la protagonista del libro “Cincuenta sombras de Grey”, supuse que así se ha de haber sentido, cayendo una y otra vez en las redes de alguien que intentaba solo satisfacerse a sí mismo, porque la fantasía del millonario atormentado no es real, y lo mejor a lo que se puede aspirar es al sicópata de Providencia. Y aunque la fantasía mal hecha del libro termina bien, en la vida real el encontrarse con un hombre con delirios de sádico dominante no. Así que, obviamente decidí decir adiós, bloquear y huir. 

 

Luego de este incidente, que me afectó un poco más de la cuenta, intenté calmarme un poco, dejé de salir un par de semanas, no porque quisiera hacer un cambio dramático mi vida, si no porque tenía miedo de encontrarme a este señor y pasar un momento incómodo. Hoy, mirando en retrospectiva me pregunto, ¿Qué me pasaba?. 

 

No es mi intención dar un mensaje de autoayuda ni decirte que hay que aprender a quererse, y para eso tienes que darte a respetar y no andar tirándote a los brazos de cualquiera, no. Yo creo que hay que hacer lo que uno desee y si eres de los que tira el chauchero al viento, ¡muy bien!. Pero ten cuidado, no te enfrasques en discusiones estériles con personas que no son nadie para ti, deja esa energía para los que realmente importan, dale tu tiempo a tus amigos o a las personas que han mostrado un real interés en conocerte y no solo buscan satisfacerse ellos mismos. Pero por sobre todo, si estás en la disco y ves a un hombre que no es ni tan guapo, ni tan cool, ahórrate la molestia, búscate otro más bueno, vuélvete a besuquear.

Please reload

  • Facebook - Black Circle
  • Twitter - Black Circle
  • YouTube - Black Circle
  • Instagram - Black Circle

© GMZ - Todos los derechos reservados.
Las imágenes y contenidos publicados en este sitio no pueden ser reproducidas por ningún medio sin autorización.