Fullwin X7, el fake Range Rover Evoque.


Hace casi una década no era raro que muchos de los vehículos originarios de china se basaran en la premisa de "copiar para crear", fuesen ellos elementos de motorización o técnicos, u otros de más fácil percepción como lo era el diseño de los mismos. "La verdadera guerra de los clones", o la copia de tal o cual modelo, se volvería hasta cierto punto común en la primera generación de modelos chinos. Pero en un segunda época de la industria empezaron a "crear para competir", buscando una imagen mas seria e intentando consolidar la industria en el mundo, es en esta parte de la historia donde nos encontramos, por lo mismo sorprendió en el Salón de Guangzhou, una copia literal del exclusivo modelo Evoque de Land Rover, el SUV X7 de la marca China Landwin.El vehículo, desarrollado en conjunto entre las empresas Jiangling Motors y Changan Auto, no disimuló en ningún aspecto que se trata de una "copia", por lo que la polémica no tardaría en llegar.


En efecto, el CEO de la compañía británica Jaguar Land Rover, controlada por el gigante indio Tata, Ralf Speth, aseguró que se trata de una copia descarada; es más, lo califica de robo de la propiedad industrial de la marca y, como consecuencia, anuncia que emprenderán las acciones legales oportunas. "La propiedad intelectual de éste producto es de Jaguar Land Rover, por lo cual al copiarlo Landwind está incumplimiento las regulaciones internacionales que aplican a todo el mundo".


Por otra parte Speth aseguró que como empresa Jaguar Land Rover ha invertido mucho en China, en conjunto con Chery. Ese compromiso se basa en un plan de negocio claro, que les permite alcanzar sus objetivos de ventas a precios claros, por lo cual la llegada al mercado de una copia de uno de sus productos, daña su potencial de rentabilidad.

En efecto, el hecho de que el X7 haya salido al mercado "despierta preocupación en todos los fabricantes internacionales, ya que demuestra que la copia, por parte de fabricantes chinos de maquinaria original, todavía sigue siendo posible y aceptada en China", indicó Andrea Graef, directivo de la consultora AT Kearney.

La pregunta que nace es Cuan efectivas son estas demandas cuando gran parte de las industrias chinas de automóviles son de propiedad estatal?. Por lo demás, se trata del mismo que puede bloquear, cerrar o paralizar cualquier iniciativa en el país oriental, convertido en el paraíso y, en más de una vez ocasión, en el salvavidas de las grandes industrias automotrices extranjeras.



El X7 Utiliza una motorización turboalimentada de dos litros y cuatro cilindros, asociado a una caja de cambios manual de seis velocidades o una automática de ocho. Si hablamos de equipamiento, incluye desde pantalla touch, cámara de retroceso, botón de encendido, techo panorámico, control de pendiente, control de tracción y un largo etc.

"Creo que el LandWind X7 se venderá bien, porque su parecido con el modelo de Land Rover dará que hablar, y eso ayuda en la mercadotecnia y la publicidad", aseguró al rotativo John Zeng, director de la consultora especializada LMC Automotive.

De esta manera, a partir de este mes el nuevo modelo se puede comprar en China por unos 135.00 yuanes (US$ 21.957), muy por debajo de los 578.000 yuanes del precio de salida del Evoque (US$ 94.009), recoge hoy el diario independiente South China Morning Post.


  • Facebook - Black Circle
  • Twitter - Black Circle
  • YouTube - Black Circle
  • Instagram - Black Circle

© GMZ - Todos los derechos reservados.
Las imágenes y contenidos publicados en este sitio no pueden ser reproducidas por ningún medio sin autorización.