INFORMACION

 

Publicidad
Contáctanos

Conoce al equipo

Guys Magazine

© GMZ - Todos los derechos reservados.
Las imágenes y contenidos publicados en este sitio no pueden ser reproducidas por ningún medio sin autorización.

 

@2016 Patricio Junemann

 

 

La otrora princesa del pop Britney Spears lanzó hace unas semanas su nuevo sencillo “Make Me…”, parte de su próximo álbum “Glory”. El lanzamiento tuvo muy buena recepción de parte de los críticos, alabando lo despierta que se escucha en su voz y el groove de la canción. Los fans por su parte también han demostrado su fidelidad y gusto por la canción, llevando el single y el álbum a los primeros lugares de ventas en las plataformas digitales alrededor del mundo. Y la artista prometió un regreso con todo, que haría fuerte promoción, que el video estaría cargado al baile y a la sensualidad… lo que todos estábamos esperando de ella.

Hasta ahí todo suena bien no? Jajaja no olvidemos que, mal que mal, es Britney Spears.

El historial de malas decisiones, controversias y fracasos rodea a la artista desde hace más de 10 años. El gran karma con el que debe vivir es que siendo la Artista del Milenio (Premios comprados! Otra controversia!) todos sus movimientos, para bien o para mal, son de dominio público y ampliamente documentados. Desde sus matrimonios express y fallidos que generaron un quiebre entre ella y su management, sus problemas mentales, discos desechados (“Original Doll” y más) hasta su estado físico, no hay faceta de la vida de Britney que no esté bajo un duro escrutinio público.

Muchos podrán opinar que las controversias son secundarias y siempre ajenas a lo importante, a la música. Eso está alejadísimo de la realidad. Sin ir muy lejos el último single del año pasado junto a Iggy Azalea fue un fracaso en radios, ventas e internet y no tuvo absolutamente nada de promoción de parte de ambas artistas, hasta se habló de fuertes discusiones entre ellas. El disco anterior “Britney Jean”, a pesar de tener en “Work Bitch” el último single importante de la cantante y una residencia en Las Vegas que hasta hoy sigue, no pudo vender lo suficiente y el disco ha sido prácticamente olvidado del setlist del concierto “Piece Of Me”.

Un atisbo de luz se vio cuando este año Britney fue nombrada Artista del Milenio por los premios Billboard. Esa luz rápidamente se fue apagando cuando se supo que no estaría presentando “Make Me…” como estaba previsto sino que un medley de canciones, citando atrasos en la producción como la excusa. A pesar de que la cantante se mostró en un muy buen estado físico, no convenció ni con su baile ni con su lipsync. Algunos fans más acérrimos incluso notaron la desconexión de la cantante con el público y su mirada vacía, misma que tenía cuando fue prácticamente obligada a seguir trabajando a pesar de sus problemas personales en el tour “Circus”.

El último gran faux pas viene con el video de su último single. El director del video sería David Lachapelle, quien ya había trabajado con ella en “Everytime”, quizás el trabajo videográfico más profundo de la artista. Tomas del video fueron filtradas solamente alimentando la expectación entre los fans. Finalmente, el video que fue lanzado al público nada tenía que ver con las filtraciones y más parecía un comercial para un gimnasio que un regreso de forma para una de las artistas más importantes de los últimos tiempos. Críticas hubo también al arte del disco que fue levantado de un pantallazo del video nuevo, casi sin edición. Los fans no tardaron en hacer sentir su molestia y ya hicieron una petición online para que se lance la versión preliminar del video. De esa Britney bailando, en forma y muy sensual que nos prometieron finalmente no obtuvimos nada.

En mis años de experiencia produciendo videos y y comerciales sé que para que hayan descartado completamente una grabación prácticamente terminada debe haber habido una gran razón de peso. Los fans le echan la culpa al equipo de management de Britney diciendo que ésta es una más en una serie de malas decisiones de su parte, la versión oficial habla de diferencias artísticas con el director al ver lo subido de tono del video… a mi juicio Britney y su equipo sabían bien con quien trabajaban y el resultado que querían tener, por lo que me inclino a pensar que la marca que aparece auspiciada en el video tuvo más que ver con no estar de acuerdo con la temática del mismo. Si ese fue el caso, me da a entender que la marca Britney Spears en su conjunto ya ni siquiera tiene el poder de decidir sobre su propio producto y eso a futuro no traerá más que la debacle del artista, que no tiene voz ni voto en su arte.

Una teoría que resuena en las redes sociales es la que el video original prontamente será lanzado y que esto no fue más que un teaser por los retrasos. Me parecería un gasto innecesario de dinero pero dejaría a los fans más felices, que a estas alturas ya no tolerarán más otro desacierto.

 

 

 

Please reload

Please reload