El video que rompió los registros de Facebook solo con una risa contagiosa.