¿El renacer de la gran N?