El nuevo Coloso de Rodas, ¿megalomanía?