El encargado de material empezó a a gritarme "eres un maricón"