INFORMACION

 

Publicidad
Contáctanos

Conoce al equipo

Guys Magazine

© GMZ - Todos los derechos reservados.
Las imágenes y contenidos publicados en este sitio no pueden ser reproducidas por ningún medio sin autorización.

 

@2016 Patricio Junemann

Laith Ashley, la revolución de la moda en Nueva York.

 

 

 

Esta mañana echando una ojeada a mis revistas digitales preferidas en Internet me he topado con la última campaña protagonizada por el modelo Laith Ashley para Barney’s fotografiado por el gran Bruce Weber. Laith que se licenció en psicología por la universidad de Fairfield en Connecticut tiene 26 años y un cuerpo de infarto que parece cincelado por uno de esos escultores griegos de la antigüedad.Hasta aquí nada nuevo bajo el sol. La sorpresa ha sido enterarme de que Laith nació hombre en un cuerpo de chica, y que aunque empezó a sentirse diferente cuando tenía 4 o 5 años, hasta que no cumplió los 19 años no supo qué era ser un transexual.

 

 

 

Aunque su familia siempre le ha apoyado en todas sus decisiones, lo más difícil para Laith fue aceptar quien era realmente debido a sus convicciones religiosas. Felizmente, hoy puede verbalizar quien es y hablar de sus sentimientos y de sus emociones sin el temor de sentirse limitado por las expectativas de la sociedad.

 

 

 

Si hoy puede presumir del cuerpazo que tiene ha sido gracias a que es un consumado atleta. Laith además de practicar baloncesto y boxeo se entrena en un gimnasio 4 o 5 veces por semana.

En su opinión lo que hace que un hombre o una mujer resulte sexy es que tengan confianza en ellos mismos, que tengan los pies en la tierra. El tener también un buen cuerpo es algo que ayuda.

El mejor consejo que suele dar es aceptar las críticas y no entrar al trapo en lo relacionado con los comentarios negativos y, sobre todo, no negar la evidencia. En esta vida es importante aceptar tanto lo bueno como lo malo, y salir reforzado.

 

 

 

Laith Ashley de la Cruz trabaja para la agencia de modelos Slay, la primera agencia de modelos trasexuales. ¡Ver para creer!

 

 

Please reload

Please reload